La amputación, hecha supuestamente a pedido de la víctima, habría sido grabada con miras a publicarla en YouTube.
knife cuchillo
© Unsplash @thalysonssouza
Un rapero español está siendo juzgado por haberle cortado el pene a un profesor británico, supuestamente con su consentimiento, cosa que además se propuso grabar y publicar para obtener el mayor número posible de visitas en plataformas sociales.

Aaron B. se puso de acuerdo con su compañero de piso Andrew S., un graduado de la Universidad de Oxford que sufre de disforia de género, para practicarle a este la amputación del miembro viril, labor por la cual el amputado le pagaría al ejecutor entre 200 y 2.500 euros, en función de la cantidad de visitas que recibiera el video al ser subido a YouTube, informan varios medios locales.

El plan se concretó la tarde del 8 de marzo de 2019 con ayuda de un cuchillo de cocina de 30 centímetros, después de lo cual el británico, de 30 años de edad, fue visto deambular por la calle, desorientado y dejando un reguero de sangre a su paso.

Los transeúntes llamaron a la Policía y la víctima fue de inmediato hospitalizada, mientras que los agentes de seguridad siguieron el rastro de sangre y localizaron la vivienda donde se produjeron los hechos. El acusado les entregó el miembro cortado, conservado en una bolsa de basura, y la rápida recuperación permitió un reimplante exitoso.

Al comparecer este lunes ante la Audiencia Provincial de Zaragoza (España), Aaron B. negó haber mutilado al británico, de quien sostiene que apareció en su habitación con el pene ya cortado en la mano.

Andrew S., quien impartía clases de inglés en Zaragoza pero regresó a su patria tras el incidente, cambió su testimonio inicial y a través de una videoconferencia aseveró que él mismo se practicó el corte. Anteriormente había señalado al español como ejecutor de la amputación, que dijo haber grabado para publicar en la Red, pero luego se desdijo de esa declaración alegando presión policial.

El español, rapero de YouTube, confesó haber ingerido alcohol y drogas el día del incidente. La Fiscalía pide para él una condena de cuatro años y medio de prisión por el delito de lesiones agravadas.