Traducido por el equipo de SOTT.net en español

Hace doce meses habría sido impensable que un personaje público sugiriera que la gente tuviera que mostrar su registro de vacunación antes de entrar en una tienda o en cualquier lugar público, pero ahí es donde estamos hoy en Gran Bretaña.
Vaccination
© REUTERS / HENRY NICHOLLS
Justo cuando pensabas que el autoritarismo de la Covid (y autoritarismo es decir poco) no podía empeorar, resulta que empeora.

Esta semana hemos visto a varios políticos y figuras mediáticas de alto nivel promover la idea de pasaportes de vacunas obligatorios. Y no sólo para los viajes internacionales. El domingo, el ministro de Asuntos Exteriores, Dominic Raab, que no bromeo y escribió una vez un libro titulado "El asalto a la libertad", se negó a descartar los pasaportes de vacunación para permitir la entrada a supermercados y pubs. Estamos estudiándolo", dijo.

Mientras que la mayoría de la gente normal reaccionó con disgusto ante la sugerencia de que necesitásemos demostrar que hemos sido vacunados contra la Covid para poder comprar media docena de huevos y una botella de leche en el Tesco local, el presentador bocazas de Good Morning Britain, Piers Morgan, el temerario, que ha desempeñado un papel enorme en el fomento de la histeria de la Covid, no pudo frenar su entusiasmo por la idea.
Traducción del tuit: "Me encanta la idea de los pasaportes covid de vacunas para todas partes: vuelos, restaurantes, clubes, fútbol, gimnasios, tiendas, etc. Es hora de que los chiflados antivacunas que niegan las vacunas se den cuenta de su farol y se les impida ir a cualquier lugar al que vayan los ciudadanos responsables."
Así es. Morgan quiere que a quienes no deseen vacunarse (que es su derecho democrático), o no puedan hacerlo por razones médicas, sean vetados del acceso a todos los lugares públicos. Y llama a ambos grupos "chiflados negacionistas antivacunas". ¿Discurso de odio? Seguro que se acerca.

El colega de Morgan en la ITV, Robert Peston, también hizo sonar el tambor del apartheid de las vacunas en su programa de televisión del miércoles.


En su programa, Peston entrevistó al partidario Tory (diputado conservador) Steve Baker y le preguntó: "¿Así que está diciendo que no deberías tener que demostrar que te has vacunado?".

Baker respondió: "En el Reino Unido, para ir al pub, al teatro... No". A lo que Peston pronunció las palabras "¿Por qué no?", como si la oposición de Baker a los pasaportes de vacunación para el pub y el teatro fuera algo completamente fuera de lugar.

La respuesta de Baker también provocó a Piers el temerario.

Traducción del tuit: "Esto es una mierda. El país entero no debería ser retenido por los egoístas antivacunas que se niegan a hacer lo correcto - y seguro - para acabar con esta pandemia lo más rápido posible. Son una amenaza para su propia salud y nuestra."
¿Entendido? Los que no quieren (o no pueden) vacunarse contra el coronavirus son una "amenaza". ¿No es este tipo de lenguaje, llamar a ciertos grupos "una amenaza", como empezó la Alemania nazi? Los "antivacunas", sin ser nunca definidos, son ahora designados como el enemigo público número uno. Las nuevas brujas a las que hay que perseguir en programas de actualidad que antaño fueron objetivos como Panorama de la BBC.

Pero la cosa se pone peor. En su columna del Daily Mail del viernes, Richard Littlejohn fue un paso más allá.

De hecho, superó a Piers Morgan. Apoyando la idea de "sin vacuna, sin trabajo", propuesta por Pimlico Plumbers, escribió:
"Si a algunas personas no les gusta la idea de recibir la inyección, yo no las obligaría. Pero tal vez los que se nieguen deberían llevar una campana al cuello y lucir un cartel que declare que son 'impuros'".
¿Qué terrible es eso? Estamos en el segundo año de la segunda década del siglo XXI y tenemos a un columnista de un periódico nacional que sugiere que los no vacunados deben ser tratados como leprosos.
Si la gente que se ve obligada a caminar por las calles con campanillas alrededor de sus cuellos como las vacas de montaña en Suiza, y llevando letreros en los que se declaran "impuros", suena familiar, entonces piensen en lo que sucedió en cierto país de Europa en la década de 1930. Aquello no acabó bien, y esto tampoco lo hará.
Alentada por ciertos políticos y figuras de los medios de comunicación, Gran Bretaña camina dormida hacia el fascismo, si es que no estamos ya allí. Toda la gente decente, que valora nuestras libertades ancestrales, debe oponerse a lo que está sucediendo, antes de que sea demasiado tarde.

La "propiedad" de Littlejohn en la sección de comentarios debajo de su artículo absolutamente vil nos da motivos para el optimismo de que la gente finalmente esté diciendo "basta ya" a todo este acoso.