Traducido por el equipo de SOTT.net en español

A las 12:13 horas del 1 de marzo se registró una sucesión de pequeños terremotos a unas tres o cuatro millas por debajo de la cima del Monte Hood, en Oregón, que actualmente es un volcán inactivo. La Red Sísmica del Noroeste del Pacífico midió ocho temblores con una magnitud máxima de 1,3.
Mt. Hood oregon
© Creative Commons
Monte. Hood, Oregón, USA
Esta semana se ha producido un "enjambre" de pequeños terremotos bajo la cima del monte Hood, en Oregón, y algunos especulan con la posibilidad de que sea una señal de advertencia de que se avecinan cosas mayores.

Los temblores menores -todos ellos demasiado pequeños para ser percibidos en la superficie- comenzaron a las 12:13 horas del 1 de marzo, a unos cinco o seis kilómetros por debajo de la cumbre del volcán inactivo, y duraron unos 45 minutos.

Ocho sismos midieron una magnitud máxima de 1,3, según la Red Sísmica del Noroeste del Pacífico, con docenas de otros temblores demasiado pequeños para ser localizados.

Para disipar las preocupaciones, el Servicio Geológico de los Estados Unidos escribió en Facebook el 3 de marzo que, si bien un enjambre de terremotos "no es un acontecimiento común", no debe tomarse necesariamente como una indicación de que el "volcán está a punto de entrar en erupción".

Repunte de la actividad

A principios de año, se produjo otro enjambre de más de 100 terremotos al sur de la cumbre del Monte Hood.

Con una magnitud máxima de 2,7 y centrados a unos cinco kilómetros de profundidad, los temblores registrados el 17 de enero habían suscitado preocupación por el estado del volcán.

Los geólogos admitieron que el enjambre se considera un "repunte" de la actividad de la sismicidad de fondo del Monte Hood, pero descartaron que una erupción sea inminente.
Volcanoes cascadia zone
Los investigadores también señalaron la existencia de enjambres similares observados ocasionalmente en otros picos de las Montañas Cascadas, como el Monte Rainier, el Monte Santa Helena y el Pico Lassen en California.

En cuanto a las causas de los enjambres sísmicos, el USGS afirmó que el movimiento de agua presurizada y sobrecalentada a lo largo de las fallas preexistentes podría ser el responsable, y no el magma.