El Congreso de la Ciudad de México aprobó pasar de 12 a 20 semanas la interrupción del embarazo de una mujer, siempre y cuando, este haya sido consecuencia de una violación sexual.
Este tema abrió una discusión entre los legisladores del PAN y Morena, la que se extendió hasta poco más de hora y media Foto: Cuartoscuro
© Cuartoscuro
Este tema abrió una discusión entre los legisladores del PAN y Morena, la que se extendió hasta poco más de hora y media.
Así quedó estipulado en el articulo 6 fracción XXV de la nueva Ley de Salud de la Ciudad de México, que fue aprobada por el pleno del órgano legislativo con 42 votos a favor, 12 en contra y cero abstenciones.

Por lo que, las mujeres con hasta 5 meses de embarazo podrán acudir a un Centro de Salud a practicarse la interrupción voluntaria del embarazo, el cual debió ser consecuencia de un violación sexual y no deberá importar si la víctima denunció ante las autoridades competentes.

Esta acción queda bajo los términos de la NOM-046-SSA2-2005, que señala los médicos de la institución de salud deberán atender a la usuaria y no estará obligado a verificar el dicho de la solicitante, respecto a que fue víctima de una violación.