El 44% de los entrevistados se mostraron preocupados por el impacto de Washington en la vida política de sus países, mientras que Pekín y Moscú son vistos como una amenaza por el 38 y el 28 % de las 53.000 personas de todo el mundo que participaron en el sondeo.
sentido,EE.UU.,democracia,China,Rusia,gran,encuesta
© Al Drago / AFP
Imagen ilustrativa
Casi la mitad de los encuestados para el informe Democracy Perception Index, elaborado por la empresa de encuestas alemana Latana en colaboración con la fundación danesa Alliance for Democracies, opina que EE.UU. supone una amenaza para la democracia.

Basándose en un sondeo realizado entre febrero y abril entre más de 53.000 participantes en 53 países de todo el mundo, el informe indica que el 44% de los entrevistados perciben la influencia de la potencia norteamericana como una amenaza a la democracia en sus respectivos países. La cantidad de entrevistados que respondieron negativamente a esta pregunta fue del 26%.

En cuanto a China y Rusia, su influencia es percibida como una amenaza solo por el 38% y el 28% de los encuestados, respectivamente. Al mismo tiempo, en contra de tal visión se pronunciaron el 32% y el 36%.

Sin embargo, los factores que más preocupan a los entrevistados como fuente de amenaza para la democracia no es la influencia extranjera, sino los problemas internos en sus propios países, como la desigualdad económica (64%), las limitaciones a la libertad de expresión (53%) o elecciones injustas o fraudulentas (49%). Asimismo, al 48% de los encuestados les inquieta el poder que tienen los gigantes tecnológicos.

Por su parte, el activista y analista político, Adrián Boutureira, está sorprendido de que algunos todavía perciban a EE.UU. como el verdadero defensor de la democracia, pese a su política militar agresiva.