Eric Clapton, que el pasado mes de diciembre colaboró con Van Morrison en una canción contra el confinamiento llamada 'Stand and Deliver', cada vez se identifica con más postulados propios del negacionismo. Ahora, el guitarrista califica de «propaganda» la información sobre las vacunas seguras, tras haber tenido una mala experiencia con Astrazeneca el pasado mes de febrero.
Eric Clapton
© ABC
Eric Clapton
«Recibí el primer pinchazo de Astrazeneca y enseguida tuve reacciones severas que duraron diez días. Finalmente me recuperé y me dijeron que pasarían doce semanas antes del segundo», comentó el artista británico en un mensaje privado a su amigo Robin Monotti Graziadei, arquitecto italiano residente en Londres. «Aproximadamente seis semanas después me ofrecieron la segunda inyección Astrazeneca, y la recibí, pero con un poco más de conocimiento de los peligros. No hace falta decir que las reacciones fueron desastrosas, mis manos y pies estaban congelados, entumecidos o ardiendo, y prácticamente inútiles durante dos semanas. Temí que nunca volvería a tocar (sufro de neuropatía periférica y nunca debería haberme acercado a la aguja), pero la propaganda decía que la vacuna era segura para todos...».

Según ha revelado la revista Rolling Stone, Monotti ha difundido el texto en Telegram con permiso de Clapton, que también tiene palabras para lo que él llama «héroes» del anticonfinamiento, como el político británico Desmond Swayne y varios youtubers. «Sigo recorriendo el camino de la rebelión pasiva, y trato de seguir la línea para poder amar activamente a mi familia, pero es difícil morderme la lengua con lo que ahora sé», escribió Clapton, que también se refiere a Van Morrison. «Todo esto me llevó hasta Van. Fue entonces cuando encontré mi voz, y aunque él estaba cantando sus letras, hicieron eco en mi corazón».

Clapton cuenta que poco después, cuando grabó 'Stand and Deliver' con el vocalista irlandés (donde recitaba versos como 'Do you want to be a free man/Or do you want to be a slave?' (¿Quieres ser un hombre libre? / ¿O quieres ser un esclavo?'), solo recibió «desprecio y desprecio» por parte de la prensa y las redes sociales. «Somos muchos los que apoyamos a Van y sus esfuerzos por salvar la música en vivo. Él es una inspiración. Debemos ponernos de pie y ser tenidos en cuenta porque necesitamos encontrar una salida a este lío. No vale la pena pensar en otra alternativa. Es posible que la música en vivo nunca se recupere» argumentó 'mano lenta', que asegura haber sido «un rebelde» toda su vida, «contra la tiranía y la autoridad arrogante, que es lo que tenemos ahora».