Wayne Couzen, policía activo en Scotland Yard cuando Sarah Everard desapareció en Londres en marzo, se declaró culpable del secuestro y violación de la mujer de 33 años en una audiencia procesal ante el Tribunal Central Criminal.
UK Police
© AP Photo / Matt Dunham
De 48 años y padre de dos hijos, el acusado aceptó también su responsabilidad en el asesinato de Everard, según indicó su abogado en el llamado juzgado del Old Bailey.

La declaración formal respecto a este último crimen se efectuará probablemente una vez se completen los informes médicos y psicológicos sobre el agente, que servía en el cuerpo diplomático de la Policía Metropolitana de Londres.

Couzen atendió la vista judicial por videoconferencia desde la cárcel de máxima de seguridad de Belmarsh, donde está retenido a la espera del juicio.

La desaparición y muerte de Everard provocó tremenda rabia, dolor y denuncia por todo el Reino Unido, que afloró de nuevo al confirmarse sendas declaraciones de culpabilidad.


"Sarah simplemente caminaba hacia su casa. Es el peor recordatorio de que las mujeres todavía no están a salvo en los espacios públicos, incluso de los encargados de protegernos", tuiteó t(Reclamar las calles), el colectivo que organizó una vigilia en Londres tras la desaparición de Everard.

El cadáver de la gerente de marketing fue localizado en el sur de Inglaterra, en una zona arbolada del condado de Kent, donde residía su presunto asesino.

Couzens está imputado de secuestro, violación y asesinato, entre otros cargos, y el juicio está previsto para el otoño.