Traducido por el equipo de SOTT.net en español

Mientras la profesora de secundaria Brittany Paschall preparaba un plan de clases sobre la historia de las Ligas Negras de Béisbol, se preguntaba cómo tendría que hacerlo de forma diferente el año que viene en virtud de una nueva ley estatal de Tennessee que prohíbe la enseñanza de ciertos conceptos de raza y racismo.
andy tuck
© Bob Self/The Florida Times-Union via AP
El presidente de la Junta del Departamento de Educación de Florida, Andy Tuck, golpea su mazo mientras intenta que la audiencia se calme después de que comenzara a corear "Permitan que los maestros enseñen la verdad" durante los comentarios públicos antes de la votación prevista para el jueves para prohibir la enseñanza de la teoría crítica de la raza en las escuelas públicas de Florida. Los miembros de la junta del Departamento de Educación de Florida se reunieron el jueves 10 de junio de 2021 en el Centro de Tecnología Avanzada de la Universidad Estatal de Florida en Jacksonville, Florida, para ocuparse de asuntos de rutina, pero luego realizaron comentarios públicos antes de una votación para eliminar la teoría racial crítica de las aulas de Florida.
La lección trataba del béisbol, pero sobre todo de la segregación y el racismo en Estados Unidos.

"Me quedé pensando, a la luz de esta ley, si esto fuera el año que viene, ¿cómo lo enseñaría a mis alumnos?", dijo Paschall, profesora de inglés en Nashville. "¿Enseñamos a los alumnos a ignorar temas difíciles?".

Las leyes que establecen directrices para la enseñanza en las aulas sobre la raza aprobadas este año en los estados controlados por los republicanos han dejado a algunos profesores preocupados por cómo se aplicarán. Especialmente en los distritos con un gran número de personas de color, los educadores dicen que les preocupa que las discusiones cotidianas sobre las experiencias de los estudiantes puedan poner a los profesores en apuros.

En respuesta a la presión por una enseñanza culturalmente receptiva, que cobró fuerza tras el asesinato de George Floyd por la policía el año pasado, los legisladores y gobernadores republicanos han defendido la legislación para limitar la enseñanza de material que explore cómo la raza y el racismo influyen en la política, la cultura y la ley estadounidenses. Estas medidas se han convertido en leyes en Tennessee, Idaho y Oklahoma, y se han presentado proyectos de ley en más de una docena de otros estados.

Las asociaciones profesionales de profesores y algunos consejos escolares han criticado las leyes por considerar que no respetan el criterio de los profesores y abren la puerta a la censura.

"Esto es un asalto al oficio de la enseñanza", dijo Paschall, que es negra. "Me pide que me presente e ignore partes de mi propia identidad".


Comentario: ¿Desde cuándo el trabajo de un profesor es enseñar su identidad?


La ley de Tennessee, que entra en vigor el 1 de julio, permite al comisionado de educación del estado retener los fondos de cualquier escuela que la infrinja. Entre otras cosas, los profesores de Tennessee no pueden enseñar que "un individuo, en virtud de su raza o sexo, es intrínsecamente privilegiado, racista, sexista u opresor, ya sea consciente o inconscientemente".

La ley sigue permitiendo "la discusión imparcial de los aspectos controvertidos de la historia", pero los profesores no saben cómo cuadrar esto con la idea principal de la legislación, mientras los funcionarios estatales empiezan a trabajar en la finalización de las normas sobre cómo aplicar la nueva ley.

La oposición de los profesores no es universal. En una encuesta realizada por el Consejo de Estudios Sociales de Tennessee, 64 de 403 miembros respondieron con su opinión sobre la legislación. Mientras que el 61% dijo que afectaría mucho o poco a su enseñanza, el 22% dijo que probablemente no afectaría o definitivamente no afectaría a su enseñanza.

Entre las respuestas escritas compartidas anónimamente por el consejo, uno de los profesores que dijo que no afectaría a su enseñanza escribió: "Decir a los estudiantes de color que son discriminados sólo servirá para que los estudiantes se sientan víctimas. Esto no tiene cabida en las escuelas".


Comentario: Exactamente.


Los proyectos de ley de varios estados limitan la enseñanza de las ideas vinculadas a la "teoría crítica de la raza", que trata de replantear el relato de la historia de Estados Unidos. Sus defensores argumentan que la ley federal ha preservado el trato desigual de las personas por motivos de raza y que el país se fundó sobre el robo de tierras y mano de obra.

En el distrito escolar de Millwood, en Oklahoma City, donde más del 70% de los estudiantes son negros, la superintendente Cecilia Robinson-Woods dijo que los profesores estaban confundidos por las implicaciones de la prohibición de la nueva ley de decir que ciertas personas son inherentemente racistas u opresivas, ya sea consciente o inconscientemente.

Dijo que un joven profesor negro asignó un proyecto en torno a un problema que los estudiantes quieren resolver en su comunidad y regresaron con temas que incluían el aburguesamiento, Jim Crow, el encarcelamiento masivo y la masacre de la raza de Tulsa.

"Esto es lo que piensan estos chicos. Decir que no se puede hablar de esto, es imposible", dijo Robinson-Woods.


Comentario: ¿Hay alguien que diga que no se puede hablar de estas cosas?


Tras la aprobación de la nueva ley, el profesor preguntó al superintendente si el proyecto significaba que estaba enseñando teoría crítica de la raza. Ella le dijo que a los alumnos de las escuelas K-12 del distrito no se les enseñan esos conceptos.

"Lo que deberías hacer es tener debates dirigidos por los estudiantes que sean equilibrados", dijo Robinson-Woods al profesor. "Así que si los niños están interesados en aprender sobre el Libro Verde, entonces sí, tienen que aprender sobre Jim Crow también".

"No estamos haciendo nada diferente porque no creemos que estemos enseñando la teoría crítica de la raza", añadió.

La nueva ley fue condenada por los consejos escolares de Millwood, así como por el de Oklahoma City, donde la presidenta del consejo, Paula Lewis, dijo que era una medida en busca de un problema porque no ha habido ejemplos de que alguien le diga a un estudiante que es un supremacista blanco o un opresor por su color de piel.

Aun así, dijo, los profesores se sienten preocupados ante la posibilidad de cruzar una línea.

"En nuestra mente, realmente sólo añade una capa de miedo", dijo.

Los profesores de Tennessee también están ansiosos por ver cómo interpretan la nueva ley los funcionarios estatales.

Bianca Martínez, profesora de inglés de sexto grado en Memphis, señala las difíciles conversaciones que sus alumnos plantearon el año pasado cuando la clase leyó "Brown Girl Dreaming", una novela para jóvenes adultos sobre el crecimiento de los negros en la década de 1960 en Carolina del Sur y Nueva York.

"En mis planes de clase, no tenía un lenguaje que dijera 'teoría crítica de la raza', 'racismo sistemático' o 'privilegio'", dijo. "Pero esas conversaciones surgieron y van a seguir ocurriendo".

"Mi pregunta es, ¿cómo vas a vigilar eso?" dijo Martínez. "¿Y qué significa violar la medida?".