Traducido por el equipo de SOTT.net en español

Las autoridades de la ciudad de Moscú ordenaron que todos los trabajadores con funciones de cara al público se vacunaran de Covid-19, una de las medidas más contundentes adoptadas en todo el mundo para obligar a los empleados a vacunarse.
vaccination centre in central Moscow, Russia January 18, 2021
© REUTERS/Shamil Zhumatov/File Photo
Un hombre pasa junto a un cartel frente a un centro de vacunación en los almacenes del Estado, GUM, en medio del brote de la enfermedad del coronavirus (Covid-19), en el centro de Moscú, Rusia, el 18 de enero de 2021
Un decreto del miércoles enumeró una serie de trabajos (desde peluqueros, comerciantes y taxistas hasta cajeros de banco, profesores y actores) para los que la vacunación será obligatoria. La teniente de alcalde Anastasia Rakova dijo que la lista abarca a más de dos millones de trabajadores en la capital rusa.

Las empresas disponen de un mes para garantizar que al menos el 60% de la plantilla ha recibido las primeras dosis, o se enfrentan a multas o al cierre temporal.

Al menos una región provincial, la de Kuzbass en Siberia, emitió una orden similar según la cual "ciertas categorías de ciudadanos" deberán vacunarse, y los organismos estatales, así como las empresas, deberán vacunar al 60% del personal para mediados de julio.

Rusia lleva ofreciendo vacunas al público desde el año pasado, pero hasta el día de hoy la aceptación ha sido escasa y ahora se está produciendo un nuevo e importante aumento de las infecciones, siendo la capital la más afectada.
"Más de 12.000 personas están hospitalizadas con distintos grados de gravedad. En términos de morbilidad, ya estamos al nivel del pico del año pasado", escribió el miércoles el alcalde de Moscú, Sergei Sobyanin, en su blog personal.
La teniente de alcalde Rakova afirmó que se había producido un aumento de más del 70% en los ingresos hospitalarios durante la última semana, y que Moscú podría quedarse sin camas para tratar a los pacientes con coronavirus en dos o tres semanas, según la agencia de noticias Interfax.

Los países de todo el mundo han estado luchando para combatir las reticencias a las vacunas. Pero la mayoría de ellos no han llegado a exigirlas, salvo en casos limitados.

El Kremlin ha expresado su consternación por la lentitud de la vacunación en Rusia. El Presidente Vladimir Putin dijo el sábado que sólo 18 de los 144 millones de habitantes de Rusia habían sido vacunados. Moscú ha estado exportando dosis de su vacuna Sputnik V, a pesar de que la mayoría de los rusos se ha negado a vacunarse.

La agencia de noticias TASS citó a un funcionario de la ciudad de Moscú, Yevgeny Danchikov, diciendo que las empresas que no cumplan con el requisito de vacunar al personal podrían ser castigadas con multas de hasta 1 millón de rublos (14.000 dólares) en caso de reincidencia. Las empresas también podrían ser clausuradas hasta 90 días.

En Moscú se produjeron el miércoles 5.782 de los 13.397 nuevos casos de Covid-19 en Rusia. En las últimas 24 horas se produjeron 75 muertes en la capital por causas relacionadas con el coronavirus.

Sobyanin dijo el sábado que Moscú estaba reutilizando miles de camas de hospital para la afluencia de pacientes con Covid-19 y pidió a los residentes que no trabajasen esta semana para ayudar a frenar la propagación.

Varias regiones reforzaron las restricciones por coronavirus el martes, cuando las autoridades informaron del mayor número de casos en un día en Rusia desde febrero. Durante el fin de semana, San Petersburgo, que acoge partidos de la fase final de la Eurocopa 2020, y Moscú dijeron que estaban imponiendo nuevas restricciones.