Cientos de coches se amontonaron el lunes en una importante autopista italiana tras resultar dañados por una enorme tormenta de granizo que dejó varios heridos, derribó árboles y causó daños en varias regiones.
apocalíptica tormenta de granizo,norte,Italia,tráfico,heridos,cultivos
© Sputnik / Igor Podgornyi
Los vídeos difundidos en Internet muestran el granizo, que alcanzó el tamaño de una pelota de tenis, bombardeando el suelo en medio de fuertes vientos y lluvias en un espectáculo realmente aterrador.


Cientos de coches quedaron atrapados en un atasco en la autopista A1, no lejos de la ciudad de Parma, en el norte de Italia. Numerosos parabrisas quedaron destrozados por el granizo, obligando a los conductores a detenerse al no poder ver la carretera.

Se produjeron varias colisiones y algunas personas resultaron heridas leves por los cristales rotos. El tráfico en la autopista se interrumpió durante varias horas debido a las condiciones meteorológicas.

El propietario de una tienda de 78 años resultó herido en la comuna de Luzzara, en Reggio Emilia, después de que el mal tiempo provocara la caída del escaparate de su tienda sobre él. El hombre fue hospitalizado con una fractura.

En Módena también resultaron heridas tres personas, dos de ellas después de que su furgoneta fuera golpeada por uno de los muchos árboles que cayeron.

La tormenta de granizo no sólo golpeó las casas y las propiedades de la gente, sino que también devastó los campos, los viñedos y las huertas de la zona, y los daños a la agricultura se estiman en millones.

Pero mientras el norte de Italia se ve azotado por el granizo y las tormentas, el sur del país sufre la falta de lluvias desde hace unos tres meses.

Los incendios forestales, que las autoridades califican de inéditos, siguen haciendo estragos en Cerdeña, consumiendo más de 20.000 hectáreas de bosque y destruyendo el lunes varias granjas cerca de la ciudad de Montiferro, lo que obligó a evacuar a unas 900 personas.

Europa se ha visto afectada por un clima extremo este verano, con fuertes lluvias que han provocado inundaciones sin precedentes en Alemania, Bélgica, Austria y varios otros países, entre ellos Italia, a principios de este mes, provocando al menos 217 muertes, la mayoría de ellas en Alemania.