Traducido por el equipo de Sott.net

Los compradores advierten que el precio de las frutas y verduras frescas subirá tras el último episodio de lluvias.
Flooding near Lowood in Queensland on Friday. Farmers and communities are counting the cost and beginning the clean-up as the flood waters subside across the state.
© David Kelly
Inundaciones cerca de Lowood, en Queensland, el viernes. Los agricultores y las comunidades están contando el coste y comenzando la limpieza a medida que las aguas de las inundaciones disminuyen en todo el estado.
En todo Queensland se está llevando a cabo una limpieza y una recuperación "desgarradoras", a medida que las aguas de las inundaciones disminuyen lentamente tras el segundo gran episodio de lluvias de este año.

El interior del sur de Queensland permaneció en vilo el lunes, ya que los sistemas fluviales siguen subiendo, con alertas de inundación en las cuencas de los ríos Mary, Condamine, Balonne, Thompson y Cooper.

Sin embargo, a medida que las lluvias disminuían, la atención se centró en los esfuerzos de recuperación en el valle de Lockyer, donde la calle principal de Laidley y las tierras de cultivo circundantes quedaron anegadas por las aguas.

Mientras se contabiliza el coste inmediato de las reparaciones, se ha advertido a los australianos que el precio de las frutas y verduras frescas aumentará tras la catástrofe.

Los agricultores que se arriesgaron a plantar tras el diluvio de febrero perdieron cosechas enteras y se enfrentan a la ruina financiera tras el segundo diluvio.

La alcaldesa de Lockyer Valley, Tanya Milligan, dijo que los cultivos se estaban pudriendo en el suelo y que el 90% de las reclamaciones de seguros han sido rechazadas.

"Muchos de esos agricultores esperaban y dependían de eso (el pago del seguro)", dijo Milligan.

"Tendremos agricultores que no tienen intención de volver a plantar. Hay personas que lo han perdido todo y se preguntan si vale la pena.

"Es una gran preocupación y no sé lo rápido que se recuperarán. No sé lo que significará para nosotros como estado, como nación... para cada mamá y papá y un par de niños que quieran comprar sus productos en el supermercado".

Para una comunidad que ha luchado durante años contra la sequía y ahora contra las inundaciones, Milligan dijo que la tensión se había cobrado un precio mientras los agotados habitantes se enfrentaban a otra gran limpieza.

"Los últimos días han sido muy desgarradores, destructores del alma y bastante emotivos", dijo Milligan a los periodistas.

"Creo que sería justo que dijera, y tengo que decirlo como alcalde, que estamos un poco fatigados.

"Aunque las aguas se han calmado... Realmente creo que es el lado emocional de las cosas y la reconstrucción y la limpieza ... eso es lo realmente difícil".

Las lluvias inusuales de mayo de la semana pasada inundaron hogares y negocios, y las carreteras y los puentes quedaron anegados en todo el estado.

Una mujer murió cuando un coche quedó sumergido en las aguas de la inundación cerca de Mackay el miércoles. Llevaba puesto el cinturón de seguridad cuando se encontró su cuerpo.

Otras dos personas seguían en paradero desconocido mientras la policía rastreaba el río Brisbane en busca de un hombre visto por última vez el domingo, mientras un segundo hombre estaba desaparecido cerca de Stanthorpe.

Shops, streets and homes in Laidley have been flooded.
© David Kelly
Las tiendas, las calles y las casas de Laidley se han inundado.
Keiran Wilson, de 26 años, fue visto por última vez sobre las 9 de la mañana del viernes 13 de mayo alejándose de su casa de Ballandean durante la inundación.

El ministro de policía de Queensland, Mark Ryan, dijo que el gobierno estatal trabajaría con la comunidad para reparar y reconstruir.

"Ha habido una serie de negocios y residentes afectados en esta región y te rompe el corazón ver que la gente se ve afectada en la medida en que lo está", dijo Ryan.

"Aunque siempre se puede reconstruir, es el peaje emocional que catástrofes como ésta tienen en la vida de las personas".

"Quería reforzar a todo el mundo que, ya sabes, las autoridades, el consejo del gobierno estatal, el gobierno federal, todos trabajamos juntos aquí para apoyar a la gente en el esfuerzo de recuperación".

Aunque la vaguada superior que provocó el diluvio se ha desplazado hacia el exterior, se espera que los chubascos ligeros se mantengan durante la semana antes de que se desarrolle otro sistema meteorológico el viernes.

Fuente: Australian Associated Press