Una de las víctimas, un turista suizo, ha fallecido en el acto por el impacto mientras estaba en la playa de Cala Mesquida. La otra, un hombre alemán, ha muerto tras intentar ser reanimado. La tormenta se desató de forma súbita y dejó más de 370 rayos
The drama occurred during a storm in the area and led to the popular beach, famed for its white sand and crystalline waters, being evacuated briefly to avoid a further tragedy

El drama ocurrió durante una tormenta en la zona y llevó a que la popular playa, famosa por su arena blanca y aguas cristalinas, fuera evacuada brevemente para evitar una nueva tragedia
Dos personas han fallecido a primera hora de la tarde de este jueves alcanzadas por un rayo durante una intensa tormenta cuando se bañaban en Cala Mesquida, en el municipio de Capdepera, al noreste de Mallorca.

Según ha informado la Guardia Civil, una de las víctimas, un hombre de nacionalidad suiza de 65 años, ha fallecido en el acto por el impacto de la descarga eléctrica. Su cuerpo ha quedado fulminado e inerte en el acto.

La otra persona fallecida, un turista alemán de 51 años de edad, ha quedado gravemente herida y convulsionando tras el impacto. A pesar de los intentos por reanimarlo de los servicios de emergencia, finalmente ha fallecido.

El suceso se ha producido poco antes de las 16.00 horas en la playa de este enclave turístico de la isla de Mallorca. El rayo ha caído entre bañistas que estaban en ese momento nadando. No ha provocado otros heridos.

El norte de Mallorca ha sido azotado esta tarde por una intensa, breve e inesperada tormenta. Sobre las 15.20 horas, poco antes del trágico suceso, y a pesar de que la mañana ha sido soleada en la isla, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) había emitido un aviso de alerta amarilla por una "tormenta muy intensa" en la costa nororiental mallorquina con fuertes lluvias y posibilidad de granizo y fuertes rachas de viento.

La tormenta ha descargado un gran aparato eléctrico. La Aemet ha registrado la caída de al menos 274 rayos en el este de Mallorca durante tres horas.

La Guardia Civil y las autoridades policiales y forenses se han desplazado hasta la playa para realizar el levantamiento de los cadáveres y practicar la autopsia.