Traducido por el equipo de Sott.net

Una de las tormentas más fuertes que ha azotado a Canadá golpeó la costa de Nueva Escocia a primera hora del sábado, dejando a cientos de miles de personas sin electricidad.
Hurricane Fiona arrived in Nova Scotia
© Craig Paisley/CBC
El huracán Fiona llegó a Nueva Escocia como una tormenta post-tropical. Esta casa de Halifax tenía árboles derribados frente a ella en la madrugada del sábado.
El ex huracán Fiona tocó tierra en la madrugada del sábado sobre el condado de Guysborough, en el extremo noreste de Nueva Escocia continental, informó el servicio meteorológico de Canadá. Se registraron vientos máximos sostenidos de casi 81 mph, mientras que se detectaron rachas máximas de más de 100 mph, añadió.

Se trata de la tormenta con menor presión en tierra registrada en Canadá, según el Centro Canadiense de Huracanes, que también describió las ráfagas con fuerza de huracán que azotan la zona. Más del 40% de la población de Nueva Escocia está afectada por cortes de electricidad, según la empresa de servicios públicos Nova Scotia power.

El Centro Nacional de Huracanes declaró que Fiona se había transformado en un ciclón post-tropical cuando se dirigía hacia el norte, mostrando las características de las tormentas con pedigrí tropical y de alta latitud.


Independientemente de su designación técnica, los meteorólogos advirtieron que la tormenta sería un éxito de ventas.

"Esta tormenta será un evento severo para el Canadá atlántico y el este de Quebec", escribió el viernes el Centro Canadiense de Huracanes. La agencia federal dijo previamente que la tormenta tenía el potencial de convertirse en "histórica" y en "un evento meteorológico histórico".

Se pronosticó que la tormenta sería tan grave que el primer ministro Justin Trudeau pospuso a última hora del viernes una visita a Japón, donde tenía previsto asistir al funeral de Shinzo Abe.


Las advertencias de huracán cubren la mayor parte de Nueva Escocia, así como la Isla del Príncipe Eduardo y el oeste de Terranova, donde los meteorólogos predicen de 75 mm a 150 mm de lluvia, con hasta 250 mm en algunas áreas, y vientos huracanados de al menos 74 mph. Las advertencias de tormenta tropical se extienden desde New Brunswick hasta el este de Quebec y el norte de Terranova, donde las precipitaciones podrían alcanzar 130 mm y los vientos al menos 39 mph.

El centro también predijo una considerable marea oceánica, o una elevación del agua por encima de la tierra normalmente seca, que causaría inundaciones costeras. Se predijo un "oleaje agitado y golpeador" con olas de hasta 8 a 12 metros.

Anticipándose a la llegada de la tormenta, Nueva Escocia, donde viven cerca de un millón de personas, se preparaba el viernes para lo peor.
There is some flooding in downtown Charlottetown Saturday morning.
© Martin Trainor/CBC
Hay algunas inundaciones en el centro de Charlottetown el sábado por la mañana.
La compañía eléctrica de Nueva Escocia advirtió de la posibilidad de que se produjeran apagones generalizados, ya que los árboles aún están en plena floración y los suelos son relativamente blandos, y activó su centro de operaciones de emergencia. Y los apagones podrían ser duraderos, ya que los equipos esperarán a que los vientos se calmen antes de comenzar las reparaciones con seguridad, dijo Dave Pickles, director de operaciones de la empresa.

Fiona, que provocó inundaciones devastadoras en Puerto Rico y cortó el suministro eléctrico en toda la isla, es el último marcador de una temporada de huracanes en el Atlántico que comenzó lenta pero que se ha vuelto repentinamente activa. La tormenta es uno de los cinco sistemas que los meteorólogos están observando en la cuenca del Atlántico, incluyendo uno que se organizó en la tormenta tropical Ian el viernes por la noche y que pronto podría convertirse en una amenaza para Florida como huracán.

Jason Samenow contribuyó a este informe.