Traducido por el equipo de Sott.net

La temporada de lluvias inusualmente intensa y los vertidos de las presas destruyen las tierras de cultivo y las carreteras en la mayoría de los estados, según el gobierno.
Weeks of flooding across Nigeria have killed more than 600 people and decimated thousands of square kilometers of farmland, officials said. Disruptions to gas production could potentially affect exports to Europe.
© Afolabi Sotunde/Reuters
Semanas de inundaciones en Nigeria han causado la muerte de más de 600 personas y han diezmado miles de kilómetros cuadrados de tierras de cultivo, según las autoridades. Las interrupciones en la producción de gas podrían afectar a las exportaciones a Europa.
Más de 600 personas han muerto y 1,3 millones han sido desplazadas de sus hogares a causa de las inundaciones que han afectado a 33 de los 36 estados de Nigeria y a la capital, Abuja, según han declarado las autoridades gubernamentales.


El gobierno dijo que una temporada de lluvias inusualmente intensa, agravada por el cambio climático, y la descarga del exceso de agua de una presa causaron las graves inundaciones, y añadió que algunos estados y gobiernos locales no hicieron caso de las advertencias para hacer mayores preparativos para ayudar a la gente en las zonas más afectadas.

Sadiya Umar Farouq, ministra de Asuntos Humanitarios y Gestión de Catástrofes, declaró que más de 108.000 hectáreas de tierras de cultivo han quedado sumergidas, y que infraestructuras críticas, como las carreteras, han quedado destruidas. Más de 200.000 viviendas también han quedado parcial o totalmente destruidas. Varios estados productores de arroz del norte y el centro de Nigeria están entre los más afectados, lo que hace temer la escasez en un momento en que la inflación anual de los alimentos ha alcanzado el 23%.

Una embarcación que transportaba al menos 80 personas que huían de la subida del nivel del agua se hundió en el estado suroriental de Anambra a principios de este mes, causando la muerte de al menos 76 personas.

Farouq advirtió que los estados meridionales de Anambra, Delta, Cross River, Rivers y Bayelsa podrían sufrir más inundaciones hasta noviembre, e instó a los gobiernos estatales y locales a prepararse para evacuar a "las personas que viven en las llanuras de inundación a terrenos elevados, proporcionando tiendas de campaña y materiales de ayuda, agua dulce, así como suministros médicos para posibles brotes de enfermedades transmitidas por el agua".

El presidente Muhammadu Buhari ha ordenado la liberación de 12.000 toneladas de alimentos de las reservas estratégicas de la nación.

Farouq pareció culpar a las administraciones estatales y locales de la falta de preparación. "Hubo suficientes advertencias e información sobre la inundación de 2022, pero los estados, los gobiernos locales y las comunidades parecieron no hacer caso", dijo.

Las inundaciones se vieron agravadas por la liberación del exceso de agua de la presa de Lagdo, en el vecino Camerún. La Agencia Nacional de Gestión de Emergencias de Nigeria advirtió el mes pasado que el agua "bajaría en cascada hacia Nigeria a través del río Benue y sus afluentes, inundando así las comunidades que ya se han visto afectadas por las fuertes precipitaciones".

También se espera que los embalses de aguas interiores de Nigeria sigan desbordándose hasta finales de octubre. "Esto tendrá graves consecuencias en los estados y comunidades de primera línea a lo largo de los cursos de los ríos Níger y Benue", añadió la agencia.