Traducido por el equipo de Sott.net

Al menos 909.000 personas se han visto afectadas por las persistentes inundaciones en diversas partes de Sudán del Sur, según estimaciones recientes de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas (OCHA).
A family moves through floodwaters
© Sebastian Rich/UNICEF
Una familia se desplaza a través de las aguas de la inundación para comprar productos en una parte de Bentiu que está en un terreno más alto. Su viaje de vuelta es de unos 24 kilómetros (unas 14,9 millas).
"Estas inundaciones han matado al ganado y han destruido los cultivos, han arrasado carreteras y puentes, han destruido viviendas, escuelas e instalaciones sanitarias, y han sumergido pozos de sondeo y letrinas, contaminando manantiales y generando riesgos de enfermedades transmitidas por el agua", señaló la OCHA la semana pasada.

En el estado de Unity, por ejemplo, la subida del nivel del agua ha amenazado con inundar dos campamentos de desplazados y una base de la Misión de las Naciones Unidas en Sudán del Sur (UNMISS).


Las lluvias torrenciales en el estado occidental de Bahr el-Ghazal provocaron el derrumbe de un puente clave, cortando la entrega de ayuda de emergencia a poblaciones ya muy presionadas, dijo la OCHA.

Las estimaciones del mes pasado de la OCHA indicaban que 386.000 personas se habían visto afectadas por las inundaciones en siete estados de Suda