'Obamacare' prohíbe la discriminación por motivos de sexo, algo que no se extiende a la orientación sexual e identidad de género, argumentó.
Joseph Fons
© Chip Somodevilla / Gettyimages.ru
Joseph Fons enfrente de la Corte Suprema de EE.UU., 15 de junio de 2020.
El juez de distrito Matthew Kacsmaryk, basado en la ciudad de Amarillo (Texas), dictaminó este viernes que la Administración de Joe Biden había interpretado erróneamente una disposición de la ley sanitaria 'Obamacare' al sostener que prohíbe la discriminación de homosexuales y transexuales por parte de los proveedores de atención médica.

Según Kacsmaryk, el fallo de la Corte Suprema de EE.UU. de 2020, que estipuló que una ley que prohíbe la discriminación en el lugar de trabajo protege a los empleados gais y transgénero, no se aplica a la ley sobre la asistencia médica.

El juez subrayó que el Congreso no insistió en la inclusión en el texto de frases como "orientación sexual" o "identidad de género" a la hora de aprobar en 2010 la ley sanitaria promovida por el entonces mandatario Barack Obama. Y, por lo tanto, no se puede interpretar al 'Obamacare' más allá de lo que estipula, que es la prohibición de la discriminación "por motivos de sexo", algo que no incluye la discriminación de gais y transgénero en particular.

El fallo de Kacsmaryk, designado bajo el mandato del republicano Donald Trump, se produce en torno al litigio colectivo de dos médicos que demandaron al Departamento de Salud y Servicios Humanos por afirmar en mayo de 2021 que interpretaría el artículo 1557 del 'Obamacare' como uno que se extiende también a la orientación sexual e identidad de género.

Susan Neese y James Hurly presentaron su demanda en agosto de 2021, insistiendo en que la nueva interpretación del Departamento de Salud iba más allá del texto de la ley. Según los médicos, esa interpretación les haría perder la financiación y les impediría hacer su trabajo debidamente, ya que se verían obligados a prescribir a los pacientes tratamientos que consideran innecesarios.

Neese, que ha prescrito terapia hormonal a algunos pacientes transgénero, no cree que los tratamientos hormonales o cirugías estén siempre justificados incluso si el paciente insiste en conseguirlo. Asegura que se ha negado a prescribir hormonas o dar el visto bueno para operaciones en algunos casos.

Por su parte, el patólogo Hurly se ha encontrado en situaciones cuando debe insistir en que un paciente reconozca su sexo biológico en lugar de la identidad de género que afirma tener. Uno de esos ejemplos fue el caso de una mujer transgénero con cáncer de próstata.