El departamento de Yolanda Díaz no aclara una polémica que los trabajadores de las oficinas del empleo califican como "una locura".
Yolanda Díaz
© Cordon Press | Freepik
Yolanda Díaz
La atención a 1.600.000 de trabajadores con discapacidad será prioritaria, así como a otros colectivos con dificultades de inserción, permanencia y consolidación en el mercado de trabajo, como las personas LGTBI, los mayores de 45 años, las personas gitanas o de otra minoría étnica y las mujeres víctimas de violencia de género
Este es un extracto de la nota que elaboró el Gobierno el pasado mes de junio, cuando aprobó la remisión al Congreso del Proyecto de Ley de Empleo "que forma parte de la reforma estructural del mercado de trabajo" que tiene en marcha Yolanda Díaz y que ya se presentó en diciembre de 2021.

Entonces, que el Gobierno pretendiera dar prioridad a las personas LGTBI a la hora de encontrar empleo (hablan de "atención prioritaria") pasó mucho más desapercibido que lo que ha sucedido este lunes, cuando Invertia ha publicado un llamativo titular: "Las personas LGTBI deberán avisar de su orientación sexual al SEPE para ser prioritarias en las oficinas de empleo".

Lo cierto es que al Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) le resultaría muy complicado priorizar a un candidato homosexual por encima de un heterosexual, básicamente, porque demostrar la orientación sexual de cada persona sería tan complejo como intrusivo en la vida privada de los demandantes de empleo. "El SEPE no podría aplicar esta priorización de manera activa a no ser que una persona LGTBI le informe de su condición sexual por su propia voluntad e iniciativa" señala Invertia.

Silencio en el Ministerio de Trabajo

En el Ministerio de Trabajo reina el silencio. En Libre Mercado hemos solicitado al departamento de Yolanda Díaz reiteradas veces hoy que nos confirme si una persona que informe al SEPE de que es gay o lesbiana tendrá prioridad a la hora de encontrar empleo en España con su nueva ley, pero no hemos obtenido respuesta. Ni para desmentirlo ni para matizar una medida que, a priori, resulta difícil de creer. Tampoco han querido darnos más detalles sobre el Proyecto de Ley de Empleo que se está tramitando.

Sin embargo, la noticia ya ha corrido como la pólvora entre los funcionarios encargados de gestionar y buscar trabajadores entre los ciudadanos inscritos al SEPE. "Nos hemos enterado hoy por la prensa. A nosotros nadie nos ha dicho nada" señalan fuentes del sindicato CSIF en el Servicio Público de Empleo de la Comunidad de Madrid.

"Es una locura. Tremendo"

"Es una locura. Tremendo" valoran las mismas fuentes ante la posibilidad de que las oficinas de empleo públicas tengan que dar prioridad a la comunidad LGTBI cuando entre en vigor la Ley de Empleo de Yolanda Díaz. "El acceso al empleo tiene que ser universal y nosotros buscamos a los candidatos idóneos según sus capacidades, estudios, experiencia... y así debe ser " explican los representantes de los funcionarios.

Sin embargo, bien es cierto que "hay criterios que aparecen en el DNI (como la edad) o en las tarjeras sanitarias (como la discapacidad) que nosotros podemos usar para dar prioridad laboral" matizan. "Pero la orientación sexual no está en el DNI, ¿cómo vamos a saber si es fiable lo que nos diga un candidato? Es absurdo" apuntan. Además, añaden que "un candidato con 35 años homosexual con la misma formación que un heterosexual no tendría que tener ningún tipo de ventaja sobre el otro a la hora de encontrar empleo. Y si la tiene, se estaría discriminando al heterosexual".

Conceptos como "SEPE" o "LGTBI" están siendo de lo más comentados en Twitter sin que el Ministerio de Trabajo aclare qué es cierto y que no en toda esta polémica.