Traducido por el equipo de Sott.net

Australia acaba de vivir un fin de semana de prolífica actividad de tormentas eléctricas, con más de 4,2 millones de rayos detectados en todo el país el sábado y el domingo.
One of the weekend’s lightning strikes over Pinkertons Plains in SA on Saturday.
© @stumilde_photography / Instagram
Uno de los rayos del fin de semana sobre Pinkertons Plains en SA el sábado.
El fin de semana se produjo una mezcla perfecta de ingredientes para la producción de tormentas sobre Australia:

- Una masa de aire frío se extendió por el sur de Australia con el paso de una borrasca de nivel superior.

- Este aire frío chocó con una masa de aire mucho más cálida y cargada de humedad que se asentaba sobre el continente australiano

- Estas masas de aire contrastadas hicieron que la atmósfera se volviera muy inestable y permitieron que se desarrollara una potente corriente de vientos de nivel superior sobre Australia

- Una serie de vaguadas de baja presión en superficie proporcionó los mecanismos de activación para el desarrollo de tormentas eléctricas generalizadas


La siguiente animación muestra la actividad de las tormentas eléctricas del fin de semana en Australia, con rayos que afectaron a parte de cada estado y territorio. Las tormentas estuvieron activas tanto de día como de noche y se produjeron desde el Top End del TN hasta Tasmania.


Uno de los complejos de tormentas más impresionantes del fin de semana fue una línea de tormentas que llegó a Adelaida el sábado por la tarde como una línea de borrasca dañina antes de atravesar SA y NSW para llegar a Sydney a última hora de la mañana del domingo. Esta tormenta causó daños generalizados en SA y contribuyó al mayor corte de la red eléctrica del estado desde 2016. A las 7 de la mañana del lunes, 35.000 clientes de SA seguían sin electricidad.

La Red Total de Rayos de Weatherzone detectó algo más de 4.213.700 rayos en Australia durante el fin de semana. Fueron 48 horas increíblemente activas de tormentas eléctricas en Australia, incluso para finales de la primavera, que es una época del año notoriamente tormentosa en todo el país.

Este artículo se publicó originalmente en Weatherzone y se ha vuelto a publicar aquí con permiso.