Traducido por el equipo de Sott.net

Después de un fin de semana fuera de casa, los granjeros de Ōhingaiti Margaret y Bruce Goodwin hicieron un espeluznante descubrimiento mientras revisaban sus prados el pasado lunes.
Three ewes and nine lambs were discovered dead after being struck by lightning beneath a totara tree on an Ōhingaiti farm last week.
© MARGARET GOODWIN/STUFF
Tres ovejas y nueve corderos fueron descubiertos muertos tras ser alcanzados por un rayo bajo un árbol de totara en una granja de Ōhingaiti la semana pasada.
Debajo de un árbol de totara yacían doce cadáveres de ovejas, tres ovejas y nueve corderos.

Todos estaban esparcidos alrededor del árbol, y se cree que fueron alcanzados por un rayo tras refugiarse durante una gran tormenta.

Margaret Goodwin dijo que había consultado a su veterinario local y a otros granjeros de su comunidad, pero que el incidente era una novedad para ellos.

Creen que las ovejas estaban apoyadas contra el tronco del árbol, que condujo el rayo.
"Fue devastador. Nos preguntamos si habían comido algo malo o si las habían atacado, pero no había laceraciones ni agujeros de bala. También comieron la misma comida que las vacas y están vivas y bien".
Los Goodwin habían pasado el fin de semana en Feilding, asistiendo a un evento automovilístico en Manfeild.

Les habían hablado de la enorme tormenta eléctrica sobre Ōhingaiti.

Margaret Goodwin dijo que la visión de las ovejas muertas bajo el árbol fue bastante perturbadora.
"Nos quedamos boquiabiertos. Llevamos 50 años cultivando aquí y nunca habíamos oído hablar de ganado alcanzado por un rayo".
Ian Strachan, presidente de la sección de carne y lana de Federated Farmers Manawatū/Rangitīkei, dijo que los casos de ganado alcanzado por un rayo eran posibles pero extremadamente infrecuentes.

"Ciertamente es algo que nunca me he encontrado personalmente. Las ovejas son muy parecidas a los seres humanos en su comportamiento en relación con el clima. Cuando hace calor, intentan buscar algo de sombra y cuando hace mal tiempo, se refugian donde pueden".

Strachan también señaló el grave coste financiero que supondría una pérdida así para un ganadero, con más de 1.000 dólares en existencias muertas.

Los Goodwin dijeron que los cadáveres estaban demasiado hinchados para ser utilizados y que, en cambio, fueron enterrados en su propiedad.