Imagen
© SPL
El fármaco contiene dosis altas de vitamina B6 y B12 y ácido fólico.
Una tableta diaria que contiene dosis elevadas de vitamina B6, B12 y ácido fólico logró reducir el deterioro de la memoria y podría retrasar la aparición de la enfermedad de Alzheimer, revela un estudio.

El fármaco, que fue probado inicialmente con 270 hombres y mujeres mayores de 70 años, redujo también el encogimiento del cerebro, un síntoma precursor de varias formas de demencia, incluido Alzheimer.

Todos los participantes en el estudio mostraban discapacidad cognitiva leve (DCL), un trastorno que afecta a uno de cada seis ancianos y que interfiere con la memoria, el lenguaje y otras funciones mentales.

Cerca de la mitad de quienes sufren DCL desarrollarán Alzheimer en los cinco años posteriores al diagnóstico inicial. Los resultados mostraron que la tableta logró reducir el encogimiento del cerebro en un promedio de 30% durante el estudio de dos años.

La investigación, que aparece publicada en International Journal of Geriatric Psychatry, (Revista Internacional de Psiquiatría Geriátrica), fue presentada durante el Festival Británico de Ciencia que se celebra en Bradford, Inglaterra.

Homocisteína

Tal como explicó la doctora Celeste de Jager, quien dirigió el estudio en la Universidad de Oxford, Inglaterra, se sabe que las vitaminas B y el ácido fólico pueden controlar los niveles de un aminoácido en la sangre llamado homocisteína.

La homocisteína se produce de forma natural en el organismo pero con el envejecimiento sus niveles comienzan a incrementar.

Estudios pasados han encontrado que los altos niveles de esta sustancia pueden dañar los vasos sanguíneos y pueden conducir a un encogimiento del cerebro, provocando un incremento en el riesgo de demencia.

"La alta homocisteína es un riesgo conocido de deterioro cognitivo y enfermedad de Alzheimer en los ancianos y también de otros tipos de demencia, como demencia vascular" señala la doctora de Jager.

"Esta sustancia puede dañar el endotelio, el recubrimiento interior de los vasos sanguíneos. También puede adherirse a receptores en el cerebro ubicados en las neuronas, y parece contribuir con la atrofia que está asociada al Alzheimer" agrega.

En el estudio, los investigadores dieron a la mitad de los pacientes píldoras que contenían dosis "medicinales" (extremadamente altas) de vitaminas B6, B12 y ácido fólico. Y la otra mitad recibió un placebo.

Durante varias etapas del estudio de dos años los participantes fueron sometidos a una prueba simple de memoria, en la que debían aprender una lista de 12 palabras y recordarla 20 minutos más tarde.

Después del primer año, se encontró que las personas que tenían los niveles más altos de homocisteína al inicio del estudio y que habían tomado la pastilla diaria mostraron 70% más probabilidades de realizar correctamente la prueba que aquéllas que habían tomado el placebo.

No se encontró mucha diferencia en las pruebas de memoria de los pacientes con niveles de homocisteína debajo de lo normal, independientemente de si habían tomado el placebo o las vitaminas.

Esto revela, afirman los investigadores, que tener cantidades normales de la sustancia no afecta las funciones cerebrales.