"Al parecer, alguien llamó a la Policía, porque en la terraza de la casa se oían canciones nazis y gritos de 'Heil Hitler'", declaró a Bild un vecino de la zona.
Police Germany
© Alexander Koerner / Gettyimages.ru
Unos 70 policías han disuelto la noche del sábado al domingo una fiesta de estilo nazi en la localidad de Krov, en el oeste de Alemania, informan medios locales.

Según los agentes de la Policía, fueron llamados a la fiesta por alteración del orden público y también recibieron informes de "música posiblemente ilegal" y consignas anticonstitucionales.

"Al parecer, alguien llamó a la Policía, porque en la terraza de la casa se oían canciones nazis y gritos de 'Heil Hitler'. Entonces llegaron unos siete vehículos policiales, incluido un escuadrón canino", declaró a Bild un vecino de la zona. Mientras, una mujer afirmó que "es muy aterrador que haya nazis" en la ciudad. "No queremos tener nada que ver con ellos", agregó.

Así, unos 70 policías llegaron al lugar, registraron la casa y averiguaron la identidad de 20 personas. Una vez registradas las identidades, la fiesta se interrumpió y no se registraron detenciones.

En este contexto, se iniciaron varios procedimientos penales, entre ellos por incitación al odio, uso de símbolos de organizaciones anticonstitucionales e infracción de la ley de estupefacientes.

Previamente esta semana, en las redes sociales se difundieron imágenes de un grupo de jóvenes alemanes cantando una canción que contiene lemas de carácter nacionalista durante una fiesta en la isla de Sylt.

Ya en enero de 2024, el canciller alemán, Olaf Scholz, advirtió que las tendencias de extrema derecha están ganando terreno en el país. "Constantemente surgen nuevos informes sobre los neonazis y sus redes oscuras", expresó.