Miles de personas protestaron frente a la Knéset y luego pusieron rumbo hacia la residencia del primer ministro.
protests jerusalem
© Menahem Kahana / AFPManifestantes encienden bengalas cerca a la residencia del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, en Jerusalén, el 17 de junio de 2024.
Decenas de miles de personas se congregaron la noche de este lunes frente a la Knéset, el Parlamento de Israel, en Jerusalén, para exigir la celebración de elecciones anticipadas y un acuerdo con el movimiento palestino Hamás para liberar a los rehenes que siguen cautivos en la Franja de Gaza.

Los manifestantes portaban banderas de Israel y carteles, uno de los cuales describía al primer ministro Benjamín Netanyahu como "demonio maligno", y coreaban consignas como "no al fascismo" y cánticos en los que responsabilizaban al jefe del Gobierno de los fallos de seguridad durante el ataque de Hamás del pasado 7 de octubre, reseña The Times of Israel.


Tras la protesta, la multitud se dirigió hacia la residencia de Netanyahu. En su camino, los manifestantes rompieron las barreras policiales y encendieron una hoguera, provocando enfrentamientos con la Policía, que usó cañones de agua para dispersar la manifestación, en la que al menos tres personas resultaron heridas. Se trata de un médico y de un manifestante, que fueron hospitalizados, así como una mujer de 63 años que resultó gravemente herida por un golpe contra una pared, según el canal N12.



En uno de los videos que circulan por redes sociales se puede ver cómo uno de los agentes tira brutalmente al suelo a uno de los manifestantes.


En la protesta también fueron detenidas al menos nueve personas, entre ellas un familiar del rehén israelí Ofer Kalderon.


Estas manifestaciones se enmarcan en la semana de protestas nacionales convocadas por el movimiento civil israelí, que comenzaron este domingo.