Traducido por el equipo de SOTT.net

Hunter Biden aceptó el jueves desestimar la demanda que interpuso contra el ex alcalde de Nueva York Rudy Giuliani y su antiguo abogado Robert Costello por las acusaciones de que piratearon ilegalmente los datos informáticos del primer hijo.
Giuliani
© Leah Mills/ReutersEl exalcalde de Nueva York Rudy Giuliani
El abogado de Biden, Abbe Lowell, firmó la desestimación de la demanda, al igual que Giuliani y Costello, según una presentación judicial.

En los documentos judiciales no se da ninguna explicación, pero una fuente declaró a NBC News que "no tenía sentido" continuar con la demanda mientras Giuliani se encontraba en estado de bancarrota. La fuente también dijo que el caso se presentaría de nuevo cuando Giuliani estuviera fuera de ella.

El exalcalde se declaró en bancarrota el año pasado después de que un tribunal le ordenara pagar 148 millones de dólares a dos trabajadores electorales. La sanción se produjo a raíz de que un juez federal considerara que Giuliani difamó a las dos mujeres cuando las acusó de cometer fraude electoral en Georgia.

La demanda de Biden contra Giuliani se produjo en respuesta a que el exalcalde, que trabajaba como abogado del expresidente Donald Trump, obtuviera un disco duro externo que contenía datos del ordenador portátil de Biden y se lo facilitara al New York Post en vísperas de las elecciones de 2020. El medio procedió a publicar una serie de historias dirigidas contra el presidente Joe Biden, entonces principal oponente de Trump, basándose en los datos del disco duro.

El primer hijo presentó la demanda en septiembre de 2023, acusando a Giuliani y Costello de "piratear" y "manipular" sus datos, así como de compartir copias de los datos con el New York Post y otros.

Los abogados de Hunter Biden escribieron en la demanda inicial:
"Durante los últimos meses e incluso años, los demandados han dedicado una extraordinaria cantidad de tiempo y energía a buscar, piratear, manipular, copiar, difundir y, en general, obsesionarse con los datos que les fueron facilitados y que fueron tomados o robados de los dispositivos o plataformas de almacenamiento del demandante, incluidos los que los demandados afirman haber obtenido del supuesto ordenador 'portátil' del demandante."
El menor de los Biden también está inmerso en una batalla legal similar contra Garrett Ziegler y su empresa Marco Polo, uno de los principales difusores de los datos.

En la demanda, los abogados de Hunter Biden califican a Ziegler de "fanático que ha emprendido una campaña sostenida, desquiciada y obsesionada contra" la familia Biden.

El abogado de Ziegler ha pedido que se desestime el caso, argumentando que la demanda está "a medias" y que la difusión de los datos era una "actividad protegida" porque se trataba de un asunto de "interés público significativo."

Lowell no respondió a una solicitud de comentarios.