Desde Moscú aseguran que la implicación de Washington en el bombardeo está "fuera de toda duda".
Stoltenberg
© Andrew Leyden / Gettyimages.ru
Tras el bombardeo ucraniano contra la ciudad rusa de Sebastopol, que dejó numerosas víctimas civiles, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, reiteró que la asistencia militar que proporcionan a Ucrania no convierte a la Alianza Atlántica en parte del conflicto.

"Nuestro apoyo no consiste en convertir a la OTAN en parte del conflicto. Se trata de garantizar que Ucrania pueda ejercer su derecho de autodefensa", dijo Stoltenberg este lunes en París en una declaración conjunta a la prensa con el presidente francés, Emmanuel Macron.

Las declaraciones del jefe de la OTAN contradicen la postura de Moscú, que asegura que la implicación de Washington en el ataque del régimen ucraniano está "fuera de toda duda", refiriéndose al hecho de que Ucrania utilizó misiles estadounidenses ATACMS, equipados con ojivas de racimo.

Según subrayó este lunes el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, "todas las tareas de vuelo fueron introducidas por especialistas estadounidenses sobre la base de sus propios datos de reconocimiento por satélite". Asimismo, señaló que un dron de reconocimiento estadounidense RQ-4 Global Hawk patrullaba los cielos cercanos a Crimea.

La Cancillería hizo hincapié en que todos "los responsables de este y otros atentados terroristas en el territorio de la Federación Rusa serán inevitablemente castigados".
  • En el ataque perpetrado el pasado domingo contra Sebastopol fragmentos de la ojiva de racimo de un misil ATACMS afectaron una playa, en la que había numerosos veraneantes en ese momento. Se registraron al menos 4 muertos, entre ellos dos niños, y 153 heridos.