'The New York Times', 'The Economist' y el 'New Yorker' publicaron sus análisis de la entrevista a Joe Biden transmitida el 5 de julio por la cadena 'ABC'. Las tres publicaciones coinciden en que el presidente no logró calmar las dudas del electorado sobre sus capacidades cognitivas ni pondrá un freno a las voces que le piden abandonar la carrera.
Biden
© JIM WATSON
Luego de ocho difíciles días para la campaña del presidente Joe Biden, quien tras haber protagonizado un catastrófico debate contra el expresidente Trump enfrenta una creciente presión para que renuncie a su reelección, el mandatario dio finalmente su primera entrevista pública, que se transmitió la noche del viernes 5 de julio por la cadena ABC.

Si bien Biden, de 81 años, volvió a repetir en la entrevista que se quedaría en la contienda presidencial y negó que tuviera problemas cognitivos, los medios estadounidenses, incluso algunos de los más afines al Partido Demócrata, no fueron convencidos por su desempeño.

En una nota titulada "¿La entrevista de Joe Biden en ABC contuvo el sangrado o lo prolongó?, el New Yorker cuestiona la performance del presidente en la entrevista, concluyendo precisamente que su pobre desempeño "prolongará el sangrado de su campaña" y que fracasó en su misión de intentar tranquilizar a los votantes y voces demócratas pidiendo su dimisión.

La revista dice además que aunque Biden quiso mostrar "convicción política" en la entrevista, lo único que logró es confirmar que el mandatario está en "negación" sobre la realidad de su condición física y mental, el estado de su campaña y hasta sus chances electorales.

"Fue sorprendente escuchar al presidente repetir las mismas frases de siempre, como si apenas hubiera registrado la crisis de los últimos ocho días", señala el medio, añadiendo que quedó claro que Biden tenía un "deseo limitado" de aprender cualquier lección de su debate con Trump.

Además, el New Yorker afirma que aunque no se lo vio tan perdido como arriba del escenario del duelo televisivo de la semana pasada, Biden no exhibió durante la entrevista "el tipo de presencia ágil e imponente que silenciaría al coro de demócratas que quieren que se haga a un lado".

"La entrevista fue de veintidós minutos, sorprendentemente corta para un momento tan dramático, en el que Biden y sus asesores han sido acusados ​​de esconderse de la prensa, y al presidente le hubiese favorecido mostrarse con más energía y fuerza", señala la revista, concluyendo que pese al intento de sus asesores de cambiar la narrativa con la entrevista, "Biden sigue en el purgatorio político".

Por su parte, The Economist publicó una evaluación simular, afirmando que el reportaje no logró sacar a los demócratas del problema en el que se encuentran de cara a las elecciones de noviembre.


En una nota titulada "La entrevista de Joe Biden con ABC no disipa las dudas sobre su futuro", el medio señala que el presidente evitó responder algunas de las preguntas más sensibles, como si se comprometía a someterse a un test cognitivo y y dar a conocer los resultados públicamente, y que tampoco quiso aceptar de que esté por detrás de Trump en las encuestas o que pueda ser un lastre para su partido.

"El peligro para Biden es que, incluso si lograra mostrarse de manera más sólida de aquí en adelante, la imagen de él como un anciano tambaleante ya se ha asimilado. El hecho de que haya realizado menos entrevistas o conferencias de prensa que cualquier presidente desde Ronald Reagan no ayuda en ese sentido", advierten, recordando que, según la más reciente encuesta de la señal CBS y la firma YouGov, el 72% de los estadounidenses cree que el demócrata no tiene las aptitudes físicas o mentales para cumplir con las tareas de presidente.

En tanto, el New York Times, tal vez el medio más cercano al establishment demócrata, también criticó la actitud de Biden en la entrevista, enfocándose también en cómo el jefe de Estado prefirió esquivar los cuestionamientos y negar la realidad.
"Todo suena bien en el mundo del presidente Biden. ¿Ese debate devastador? Sólo una mala noche. ¿Esos números terribles en las encuestas? Simplemente no son exactos. ¿Las sombrías predicciones electorales? Los mismos agoreros de siempre, otra vez equivocados. ¿Los demócratas que quieren que abandone la candidatura? Nadie le ha dicho eso", ironiza el diario.
El NYT asegura que esta estrategia, "respaldada por las personas que están en su nómina", están haciendo que el presidente esté cada vez más aislado del Partido Demócrata, cuyos legisladores creen en cada vez mayor medida que si Biden se mantiene como el candidato, les hará perder las elecciones para el Senado y la Cámara de Representantes.

El artículo además señala que durante la entrevista, al igual que durante el pasado debate con Trump, Joe Biden "una vez más sonaba ronco y a veces vacilante, luchando por terminar las frases".

Por ello, concluye el diario, "aquellos que se han vuelto en su contra o estaban a punto de hacerlo" no fueron persuadidos por el desempeño de Biden, recordando además que "el tiempo se está acabando si el partido quiere cambiar a sus candidatos".