El primer ministro húngaro destacó que es "muy difícil" mantener "el mismo nivel intelectual y político" que el presidente ruso.
Orban Putin
© Valery Sharifulin / Sputnik
El primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, describió al presidente ruso, Vladímir Putin, con quien se reunió el viernes en Moscú, como una persona "racional" y "de sangre fría".

"Es una persona racional al 100 %, más del 100 %, cuando negocia, explica o propone algo", señaló Orbán en una entrevista al periódico suizo Die Weltwoche. "Es muy cauteloso, puntual [...] Resulta realmente muy difícil negociar [con Putin] y estar preparado si quieres mantener el mismo nivel intelectual y político", recalcó.

Durante el encuentro, que duró "alrededor de tres horas", el presidente ruso "habló más que yo", señaló el líder húngaro. Destacó también que para él fue importante sostener "una conversación directa" con el líder de una de las partes del conflicto, ya que la última reunión entre Putin y un dirigente de un país occidental — según sus palabras — tuvo lugar en abril de 2022 con el canciller austriaco, Karl Nehammer.

"Hay una guerra y ningún líder occidental se había reunido con el presidente ruso", cuestionó, agregando que preguntó a Putin por su opinión sobre las propuestas planteadas para poner fin a las hostilidades.

Más reuniones "igual de sorprendentes"

En este sentido, señaló que el jefe de Estado ruso reiteró que "unas verdaderas negociaciones no pueden tener lugar sin la participación de las dos partes [del conflicto]". "Es bastante lógico", valoró Obán.

Con respecto a un eventual cese al fuego "corto y limitado" previo a las negociaciones de paz, Putin admitió "que no es optimista al respecto", porque Kiev podría usar esa tregua "en su contra", señaló el primer ministro.


Finalmente, Orbán adelantó que la próxima semana tendrá otras reuniones "igual de sorprendentes" que la que tuvo con Putin, pero no ofreció más detalles. "La semana que viene tendré algunas reuniones que serán igualmente sorprendentes", dijo.
  • La propuesta de Moscú contempla que Kiev retire completamente sus tropas de las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk y de las provincias de Zaporozhie y Jersón (incorporadas a Rusia después de consultas populares en 2022) y reconozca estos territorios, así como Crimea y Sebastopol, como sujetos de la Federación Rusa. Además, debe garantizarse la neutralidad, la no alineación, así como la desnuclearización, desmilitarización y desnazificación de Ucrania.