Aviones no tripulados
© AP
FLOTA. Durante el gobierno de Barack Obama, EU ha expandido sus bases clandestinas para operar aviones no tripulados al menos a seis países
El diario The Washington Post informó que la flota de aeronaves utilizadas en misiones letales y de espionaje asciende a 775 aparatos.

El número de aviones no tripulados utilizados por Estados Unidos para llevar a cabo operaciones clandestinas de asesinatos se ha disparado en los últimos tres años, reveló hoy el diario The Washington Post.

Al citar un estudio de la Oficina del Presupuesto del Congreso, el diario indicó que actualmente esa flota asciende a 775 aviones tipo Predator, Reaper y otros 'con cientos más en producción'.

Este incremento ha ido de la mano con un mayor uso de estos aviones por parte de la administración del presidente Barack Obama, que ha extendido sus operaciones al menos a seis países donde operan bases clandestinas.

La rápida expansión en el uso de estos aviones 'ha hecho que la línea que separa las operaciones (letales) entre la CIA y el ejército sea borrosa', de acuerdo con el diario.

El Post indicó que estas operaciones son diseñadas como si se tratara de un menú, colocando juntos personal y equipo -de ambas entidades- de formas que han permitido a la Casa Blanca navegar entre varias autoridades que regulan el uso de fuerza letal.

De igual modo indicó que aunque otros presidentes han presidido campañas de uso de fuerza letal, ningún mandatario ha recurrido a asesinatos clandestinos de personas para impulsar la agenda de seguridad como Obama.

Hasta hace algunos años la mayoría de las operaciones, incluyendo de espionaje con estos aviones, se concentraban en Pakistán pero en años recientes tanto la Agencia Central de Inteligencia (CIA) como el ejército las han ampliado a Irak, Afganistán, Yemen y Somalia.

El Post dijo que a pesar de la controversia sobre las operaciones letales conducidas con estos aviones, cuyos resultados han tenido una precisión sin precedente, el debate publico y político en Estados Unidos ha sido menor.

Una de las razones que explicaría esta actitud es el hecho de que en la conducción de estas operaciones el gobierno no ha puesto en riesgo la vida de soldados, lo cual ha generado poco escrutinio por parte del Congreso.

Con todo la senadora demócrata Diane Feinstein externó algunos temores sobre la utilización de estos aviones, a pesar de sus resultados.

'Me preocupa la manera como esto se desarrolle. Estoy preocupada por lo que el creciente uso de esta tecnología puede hacer', dijo Feinstein, quien preside el Comité de Inteligencia del Senado.