Imagen
© EPAIsrael se está apropiando de Cisjordania, alertan diplomáticos de la UE
Los jefes de las delegaciones europeas en Ramala y Jerusalén han advertido a Bruselas de que "se está cerrando rápidamente la ventana para una solución de dos Estados" al conflicto entre israelíes y palestinos debido a la progresiva apropiación del Área C de Cisjordania por Israel.

En un documento interno elaborado por los cónsules y diplomáticos europeos al que ha tenido acceso Efe, éstos sugieren diversas medidas para que la Unión Europea (UE) "apoye los esfuerzos de construcción estatal palestina" en esa zona, que comprende el 62 por ciento del territorio palestino ocupado de Cisjordania y que los israelíes "están progresivamente integrando en Israel".

El informe, elaborado en julio y presentado en Bruselas el pasado diciembre, asegura que a través de medidas administrativas y de planificación urbana Israel "socava la presencia palestina en Área C", una tendencia que "ha empeorado en el último año y que, si no se para y corrige, hará parecer más remoto que nunca el establecimiento de un Estado palestino viable en las fronteras anteriores a 1967".

Para ello, propone animar a Israel a cambiar su política y ayudar a reducir la vulnerabilidad de la tierra y la población, facilitar una mejor coordinación de acceso a necesidades básicas, promover el desarrollo económico y mejorar la acción humanitaria y de desarrollo en el Área C.

Los acuerdos de paz de Oslo (1993) dividieron Cisjordania en tres zonas: la C -en la que Israel ejerce absoluto control administrativo y de seguridad- la B (un 20 % del territorio cisjordano), en la que el Estado judío tiene el control de la seguridad, y la A (un 18 %), donde gobiernan los palestinos.

La zona C es el único territorio continuo, que comunica a las aisladas localidades de las áreas A y B, en las que reside el 96 por ciento de la población, por lo que sin el Área C los palestinos nunca tendrían un Estado geográficamente viable y se verían recluidos en una serie de cantones aislados.

El informe europeo describe en detalle cómo Israel comete múltiples violaciones de la legislación internacional en esa zona, entre ellas la expulsión forzosa de los palestinos, la demolición de sus viviendas y edificios públicos, la prohibición para que edifiquen y la restricción de su acceso a grandes áreas.

El Ejército israelí también impide el desarrollo de infraestructuras necesarias para el desarrollo e impulsa y financia el establecimiento de colonos en la región, que cada vez son más violentos y perpetran más ataques contra la población local, según el documento.

Para evitarlo, los diplomáticos europeos piden que "se persiga a nivel político" la reclasificación de zonas del área C como A y B.

También demandan que se realicen acciones como "pedir un cese inmediato de las demoliciones hasta que los palestinos tengan acceso a una justa no discriminatoria planificación" o "apoyar la presencia palestina facilitando acceso al agua potable, piensos o apoyo psico-social".