La Policía nipona ha detenido a un ciudadano japonés por asesinar y descuartizar a nueve personas.
japón

La Policía nipona ha detenido a un ciudadano japonés por asesinar y descuartizar a nueve personas.
Un japonés de 27 años ha sido detenido en Tokio por descuartizar en total a 9 personas entre agosto y octubre. Guardaba sus restos en congeladores en su domicilio.

Vivía en el distrito de Zama, en donde fue arrestado. Las fuerzas del orden hallaron un total de nueve cadáveres y 240 huesos correspondientes a estos. Su proceder consistía en contactar a individuos con tendencias suicidas que expresaban sus pensamientos vía redes sociales e invitarlas a su residencia en Zama, donde las mataba y posteriormente descuartizaba sus cuerpos.

Tras la detención, el asesino en serie ya está en manos de la justicia japonesa, que lo acusa de asesinato y abandono de cuerpos. Según la agencia local de noticias Kyodo News, Shiraishi tenía varias cuentas de la red social Twitter, desde las cuales procedía a ganarse la confianza de sus víctimas.

El tokiota admitió haber matado a una mujer en agosto. La Policía está en proceso de identificar los cuerpos de un varón y de siete mujeres. De acuerdo a los vecinos los olores que emanaban de su vivienda eran fuertes, pero nadie lo había reportado a los agentes, reporta el diario The Independent.

"Primero me tomaba tres días desmembrar un cuerpo, pero a partir de la segunda persona ya era capaz de hacerlo en un mismo día", confesó el detenido. Posteriormente guardaba las partes de los cadáveres en congeladores que fueron hallados en su vivienda. También encontraron cuchillos, una sierra eléctrica, herramientas y cuerdas, todos estos habían sido utilizados durante las matanzas.

El proceso de desmembramiento se realizaba en el baño de su vivienda, según The Washinghton Post. En paralelo se encontraron alrededor de 500 000 yenes (equivalentes a 4400 dólares estadounidenses) que pertenecían a una de sus víctimas. De acuerdo con la investigación en curso, el sujeto había renunciado a su trabajo y al parecer tenía problemas financieros.

Japón figura entre los país con los más bajos índices de homicidios del mundo. No obstante, las tasas de suicidio son unas de las más elevadas de Asia y del mundo.