El presidente de la República Checa, Milos Zeman, informó en una entrevista a la cadena de TV Barrandov que en su país se fabricó y fue sometida a pruebas la sustancia tóxica A-230, la misma que el Reino Unido llama 'Novichok' y acusa a Rusia de haber utilizado en el supuesto envenenamiento del exagente doble Serguéi Skripal.
theresa boris pandora box
© Sott.net
Los "demonios" custodios de las verdades ocultas, no están muy contentos con el presidente checo
El presidente checo subrayó que la información proviene tanto de los informes de la inteligencia militar como de la inteligencia gubernamental. La sustancia química se produjo y probó en noviembre del 2017 en el instituto de investigación militar de Brno.

Según ha explicado Zeman, hay cierta confusión en cuanto a la clasificación del gas, pues los dos informes se contradicen en este aspecto. La inteligencia militar afirma que es idéntico al agente 'Novichok', mientras que la inteligencia gubernamental no comparte esta opinión. No obstante, en su comunicado, el presidente dio el favor a la inteligencia militar, pues "está más familiarizada con la sustancia".

"Hemos producido y probado una pequeña cantidad de 'Novichok', y después la hemos destruido. Sabemos dónde y cuándo. Sería una hipocresía afirmar que esto no es cierto", concluyó el mandatario.


Comentario: ¡Nuestro más sincero y respetuoso aplauso al señor Zeman! Con esta corta declaración dio por tierra con la gran argumentación de los cráneos del Reino Unido, según la cual Rusia era culpable simplemente porque "el Novichok es un grupo de agentes desarrollado sólo por Rusia". Si no tuviéramos que respetar los cánones periodísticos de decoro y buen uso de la lengua, podríamos con libertad decir en este momento: "¡En tu cara, Theresa May! Ahora métete tus acusaciones ahí, donde termina tu espalda".


Mientras tanto, el director del mencionado instituto de investigación militar, Bohuslav Safar, aseguró que la sustancia química se produjo con el único fin de estudiarla, y se hizo con la aprobación de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ).


Comentario: ¿¿¿CÓMO???... ¿La OPAQ lo sabía?... Pero ¿por qué no dijo nada entonces cuando el Reino Unido acusaba a Rusia y afirmaba que eran los únicos que podían fabricarla?... ¿No se supone que es un organismo de control imparcial? ¡Vaya pandilla de delincuentes!


El experto subrayó que la cantidad se limitó a unos cuantos gramos de la sustancia, de manera que se trataría más bien de la preparación de una pequeña cantidad con fines de investigación y no de una producción.

En reiteradas ocasiones, la parte rusa puso el foco en que varios países del mundo estaban capacitados para fabricar la sustancia y, de hecho, muchos lo hicieron con el fin de estudiarla.

La sustancia química se usó supuestamente a principios de marzo para envenenar al exoficial de la inteligencia militar rusa Serguéi Skripal en Salisbury. Sin ni siquiera abrir una investigación formal del caso, el Gobierno británico responsabilizó a Rusia de lo ocurrido, por supuesto sin presentar prueba alguna de ello. Moscú rechaza rotundamente las acusaciones de Londres.

El caso desencadenó una expulsión masiva de diplomáticos rusos como "respuesta" al supuesto envenenamiento, que hasta la fecha no ha sido investigado por completo por los países aliados del Reino Unido ni por aquellos que se solidarizan con su postura.