Mucho se ha comentado y documentado sobre los efectos secundarios de los medicamentos antidepresivos. Sus posibles daños son bien conocidos, incluso hay sentencias judiciales por casos de suicidio relacionados con este tipo de tratamientos. Lo «penúltimo» de lo que advierten los expertos es del Síndrome por la retirada de estos fármacos. Cuesta mucho dejarlos porque crean adicción.
antidepresivos
De la dependencia que pueden causar los medicamentos antidepresivos no se ha escrito tanto como de otros daños digamos más «directos». Pero tal dependencia existe, si no que se lo pregunten a quienes los consumen durante un prolongado espacio de tiempo. Y relacionado con ello existe un síndrome de discontinuación similar al de otros fármacos como los opioides y benzodiacepinas, también muy adictivos.
Los efectos de suspender cualquier antidepresivo deberían llamarse más precisamente 'Síndrome de retirada' en vez de 'síndrome de discontinuación de antidepresivos'", comentan los especialistas.
¿En qué consiste ese Síndrome de retirada? Pues en síntomas físicos y psicológicos que ocurren cuando se suspende la ingesta del fármaco.

También ocurre cuando se omite o reduce la dosis de cualquier antidepresivo. El tratamiento diario con esos fármacos puede condicionar la disponibilidad de distintos neurotransmisores, lo que conlleva muchas consecuencias fisiológicas.

Al suspender el tratamiento, el organismo necesita tiempo para readaptarse a los cambios, lo que lleva a un período de posible aparición de síntomas.

El caso es que no se ha determinado el mecanismo de acción de esa dependencia aún. De hecho, se han propuesto distintas explicaciones (en las referencias 3, 4 y 5 del post que comento las tenéis).

Entre las manifestaciones clínicas de ese Síndrome podemos destacar:

-Los síntomas suelen aparecer al cabo de unos pocos días después de suspender el fármaco o reducir la dosis.

-Los principales síntomas incluyen ansiedad, sollozo, mareo, dolor de cabeza, aumento del sueño, insomnio, irritabilidad, mioclonías, nausea, descargas eléctricas, temblor, síntomas pseudo-gripales, alteración del equilibrio y problemas sensoriales.

-La mayor parte de los síntomas de retirada de los antidepresivos se resuelven en el plazo de dos semanas.

-Pero también se han descrito síntomas de retirada graves y prolongados que duran entre semanas y meses.

¿Cuántos consumidores de antidepresivos presentan síntomas de retirada? Esos síntomas suelen identificarse a través de los informes de reacciones adversas de medicamentos post-comercialización. Y son más frecuentes de lo que se sugiere en los ensayos clínicos para la aprobación de los fármacos.

La ficha técnica del fármaco duloxetina (Cymbalta), por ejemplo, notifica los síntomas relacionados con la discontinuación experimentados con una frecuencia mayor del 1% respecto al grupo placebo en los ensayos clínicos controlados, pero no ofrece la proporción total de pacientes que experimentan estos síntomas.

En un estudio financiado por la compañía, Lilly, se observó que el 51% de los pacientes que suspenden la duloxetina experimentan uno o más síntomas.

En general, entre uno y dos tercios de los pacientes experimentan al menos un nuevo síntoma cuando se suspende de manera abrupta un antidepresivo.

¿Cómo podemos saber cual es el método óptimo para dejar de tomar estos fármacos y no tener que pasar por esos riesgos que citamos?

En la actualidad no se sabe cuál es el mejor método para la suspensión de los antidepresivos y los síntomas de retirada pueden aparecer de manera no predecible a pesar de una suspensión gradual.

Hay unos pocos ensayos controlados que informan sobre los métodos para la suspensión de antidepresivos y sus resultados sobre los síntomas. Tan sólo un ensayo clínico controlado comparó directamente la suspensión gradual con una interrupción abrupta del fármaco. En este trabajo, la retirada gradual redujo la incidencia de síntomas, pero no los eliminó.

Un ensayo comparó la duración de la retirada y encontró que podría no haber diferencias entre una suspensión del fármaco en un periodo de tiempo corto respecto a una duración más prolongada de la retirada.

Los análisis utilizaron métodos no validados para la cuantificación de síntomas, se centraron en la identificación de nuevos síntomas o un empeoramiento de éstos y pueden estar sesgados. A pesar de la ausencia de evidencia, la mayor parte de las fichas técnicas de los antidepresivos y las guías de práctica clínica recomiendan una suspensión lenta de estos fármacos.

¿Qué conclusión podemos sacar de este resumen? Que es esencial que se informe a los consumidores de los posibles síntomas de retirada de los antidepresivos ANTES de iniciar el tratamiento con estos fármacos. Es importante que a los pacientes tratados por depresión se les advierta y vigile sobre una posible recurrencia de los síntomas depresivos y un aumento del riesgo de suicidio.