Traducido por el equipo de SOTT.net en español

(Canadá) - Los recuentos diarios de muertes por pandemia en Ontario incluyen a personas que han dado positivo en las pruebas de COVID-19 pero que no necesariamente han muerto a causa del virus.
Doug Ford
© Nathan Denette /THE CANADIAN PRESS
El primer ministro de Ontario, Doug Ford, da una conferencia de prensa con su equipo médico sobre las nuevas restricciones en el Queen's Park durante la pandemia COVID-19 en Toronto, el viernes 2 de octubre de 2020.
El número exacto de personas que encajan en esta categoría es desconocido por el gobierno y ni siquiera está siendo contado.

The Sun pudo confirmar esta información después de hablar con tres de las unidades de salud pública más afectadas en Ontario: Toronto, Ottawa y la región de Peel.

"Los datos de mortalidad enviados al Ministerio y reportados en el tablero/informes (de Salud Pública de Ottawa) representan el número de residentes de Ottawa con COVID-19 confirmado que han fallecido", explicó un portavoz de Salud Pública de Ottawa por correo electrónico. "No indica si el COVID-19 fue la causa de la muerte, y no podemos hacer esa inferencia."

De acuerdo con las unidades de salud locales, este proceso de información es requerido por la provincia.

"La Salud Pública de Toronto continúa siguiendo la definición provincial de cómo se clasifican las muertes por COVID-19", dijo el Dr. Vinita Dubey, oficial médico adjunto de salud de Toronto. "Esto significa que las personas que han muerto con COVID-19, pero no necesariamente como resultado del COVID-19, están todas incluidas en los recuentos de casos de muertes por COVID-19 en Toronto".

Salud Pública de Toronto no proporcionaría el número de personas que murieron con COVID-19, pero no necesariamente a causa de este y no confirmaría si han contado o no esa cifra.

Puede ser que las unidades de salud ni siquiera estén intentando reunir esos datos.

"No ha sido una práctica rutinaria de las unidades de salud pública obtener los certificados de defunción o cualquier informe médico y/o forense de seguimiento que determine si la COVID-19 fue la causa subyacente o contribuyente de la muerte", dijo un portavoz de Salud Pública de Peel. "El Ministerio ha pedido a las unidades de salud, sin embargo, que informen a través de nuestros sistemas provinciales de información: todas las muertes que han fallecido con COVID-19 sea o no la causa de la muerte".

Parte del desafío está en lo difícil que es en general determinar la causa de la muerte en personas mayores que pueden estar sufriendo de múltiples dolencias.

"La causa de muerte de alguien con COVID-19 no es necesariamente sencilla, ya que puede haber muerto debido a complicaciones de los síntomas de COVID-19, o puede haber muerto con COVID-19 pero debido a otro problema de salud (esto es especialmente cierto en entornos como [los hogares de atención a largo plazo] donde hay múltiples factores en juego de manera simultánea)", explicó el Departamento de Salud Pública de Ottawa.

Esto significa que de los casi 3.000 ontarianos cuyas muertes se incluyen en los datos de casos provinciales de COVID-19, se desconoce cuántos de ellos murieron de hecho a causa de COVID-19.

Pero los expertos advierten que hay razones por las que los números se cuentan de esta manera.

"En una pandemia, es mejor sobreestimar que subestimar las muertes por COVID", dijo el Dr. Prabhat Jha, epidemiólogo y profesor de salud mundial de la Universidad de Toronto. "Los datos del Reino Unido y otros países muestran que el COVID mató principalmente a personas en asilos de ancianos en los meses punta de marzo-junio, pero el exceso de muertes se observó no sólo en los casos en que se mencionó COVID en algún lugar del certificado de defunción, sino también en aquellos en que no se mencionó (aunque un pico más pequeño que el del COVID)".

El Dr. Vivek Goel, ex presidente y director ejecutivo de Salud Pública de Ontario, está de acuerdo.

"En general, puede ser difícil, incluso con el informe de un forense, determinar si alguien ha muerto por o con COVID-19", explicó Goel en un correo electrónico al The Sun. "Por ejemplo, dado que el COVID-19 es más grave en aquellos con condiciones preexistentes en alguien con enfermedad pulmonar que contrae COVID será difícil determinar qué contribuyó más".

"Ser inclusivo en el recuento de todos los casos posibles, como esto sugiere es la dirección, me parece apropiado", añadió.