chavez tumor
© AFP
Un periódico informa sobre el tumor canceroso extirpado al presidente venezolano
El anuncio de que el mandatario Hugo Chávez fue operado de un tumor canceroso en Cuba estremeció al gobierno y a sus adeptos, que este viernes confiaron en la recuperación total su líder, quien aspira a la reelección en las presidenciales de 2012.

El jueves por la noche, Chávez, algo demacrado y con varios kilos de menos, leyó un discurso corto y emotivo desde La Habana en el que explicó que libra una nueva batalla, esta vez por su vida, y que tiene "la suprema esperanza" de derrotar a la enfermedad.

Tengo "mucha fortaleza y mucha fe. La batalla es para darla y para ganarla, sea cual sea", dijo el mandatario en un nuevo vídeo difundido este viernes en Venezuela y grabado en La Habana el 29 de junio.

Según el presidente venezolano, de 56 años, el tumor canceroso que le fue detectado en Cuba fue extraído totalmente y el tratamiento está dando resultados positivos. Chávez explicó que ha decidido seguir "rigurosamente el plan de recuperación" y no dio fecha de retorno a Venezuela.

Saber que el presidente tiene un cáncer cayó como un jarro de agua fría en su gobierno, en el que sólo algunos cercanos colaboradores sabían de la gravedad de su dolencia, en su partido, el PSUV, y entre sus partidarios, que salieron a la calle desde la madrugada para apoyar al mandatario.

Los rumores sobre una grave enfermedad de Chávez habían ido creciendo en los últimos días ante un extraño mutismo del mandatario.

La suspensión de una importante cumbre latinoamericana prevista la semana que viene en Venezuela y la previsión de que Chávez no presida las celebraciones del Bicentenario de la independencia del país el 5 de julio hacían la situación insostenible.

"Si desde el comienzo se hubiese dicho al pueblo venezolano la verdad (..) no habría habido eso que el señor presidente refirió como angustia e incertidumbre", declaró Ramón Guillermo Aveledo, coordinador del bloque opositor Mesa de la Unidad Democrática (MUD), deseando por encima de todo una total y rápida recuperación del presidente.

Chávez, en el poder desde 1999, es el candidato del PSUV para las presidenciales de 2012, en las que aspira a un nuevo mandato de seis años. El jefe de Estado es el líder indiscutible y único de su partido y no se vislumbra en este momento otro guía fuerte, capaz de asumir este desafío, si Chávez debe poner de lado sus aspiraciones políticas por razones de salud.

Pese a estar convaleciente en La Habana, el presidente venezolano confirmó este viernes que no ha delegado temporalmente su poder en su vicepresidente, Elías Jaua, como prevé la Constitución. La Carta Magna estipula que el Parlamento puede autorizar una ausencia temporal de 90 días del jefe de Estado y prorrogarla por otros 90 días más antes de declarar la falta absoluta de un mandatario.

"El presidente de la República está en pleno ejercicio de sus competencias constitucionales. Está al mando del gobierno, nunca ha dejado de estarlo y lo seguirá estando", reiteró Jaua este viernes.

"Chávez es y será el líder indiscutible de esta revolución. Que no le quede dudas a nadie que quien manda aquí es Chávez", corroboró el ministro de Petróleo, Rafael Ramírez.

Para algunos analistas políticos, la enfermedad de Chávez abrió una situación incierta en la que no se harán esperar las pugnas internas en el PSUV y se agravará la ineficacia del gobierno.

"En el PSUV como no existe la figura de 'segundo de Chávez' puede haber una proliferación de aspirantes. En la oposición también pueden brotar varios candidatos" si su adversario en las urnas no es Chávez, afirmó a la AFP Alexander Luzardo, doctor en Derecho Político y profesor universitario.

Numerosas manifestaciones de solidaridad con Chávez, que mantiene una alta popularidad, se celebraron este viernes en Venezuela. En Caracas, simpatizantes del gobierno se reunieron en el centro de Caracas y en la barriada del 23 de enero, bastión chavista por excelencia. "Anoche lloré por mi presidente. Dios tiene que darnos la dicha de que Chávez regrese", decía Lady Hernández, presente en uno de estos actos.

Más allá de las fronteras venezolanas, los mensajes de ánimo y solidaridad hacia Chávez no se hicieron esperar. Mandatarios de Colombia, Ecuador y Perú, y hasta portavoces de Estados Unidos, país con el que Venezuela mantiene una turbulenta relación, desearon al líder una pronta recuperación.

Por último, el general Henry Rangel Silva garantizó que las Fuerzas Armadas mantienen una fidelidad sin fisuras al mandatario y que el país está en calma. "Puedo garantizar el apego de la Fuerza Armada al presidente (...) Tuvimos una nefasta experiencia en 2002 y jamás volverá a ocurrir que los miembros de la Fuerza Armada violen la Constitución", explicó el general, refiriéndose a un golpe militar que sacó a Chávez del poder por dos días.