El presidente francés abronca al ministro de Interior por "haberle puesto en una situación evitable" y el artículo 24, sobre la difusión en redes sociales de imágenes de la policía, será "reescrito"
macron
© REUTERS
Emmanuel Macron junto al ministro del Interior, Gerald Darmanin, a finales de octubre.
El vídeo mató el artículo 24. El polémico punto de la Ley de Seguridad Global sobre la difusión de imágenes de la policía va a ser "reescrito". De momento queda suspendido. Así lo ha decidido el presidente Emmanuel Macron tras reunir en el Elíseo a los principales tenores de su mayoría, entre ellos el primer ministro Jean Castex y el ministro de Interior, Gérald Darmanin, que recibió una bronca memorable.

Macron "visiblemente muy irritado", según han contado varios de los asistentes a los medios franceses, se ha dirigido al titular de Interior con estas palabras: "La situación en la que usted me ha colocado habría podido evitarse". Entre los presentes, otros ministros como los titulares de Justicia y Cultura y los líderes de los grupos parlamentarios que forman la mayoría presidencial.

Atención, no se retira la ley ni siquiera el artículo. Una cosa es desautorizar al ministro que redactó él mismo el famoso 24 y otra recular. La ley ha sido ya aprobada en primera lectura por la Asamblea con el triple de síes que de noes. Hubiera dado sensación de debilidad retirar la ley o incluso del artículo 24 después de una jornada de manifestaciones que reunió a 130.000 personas contra la ley...

...Y contra los excesos policiales. Una movilización que pasó en una semana de minoritaria a abrir todos los telediarios por la emoción provocada por la difusión del vídeo en el que tres policías dan una paliza a un productor de música al que detuvieron por salir a la calle sin mascarilla.


Así que el artículo 24 queda "suspendido". Lo que no deja de ser una figura retórica porque no estaba e vigor. Tras la aprobación del proyecto de ley por la Asamblea, debe ser debatido y votado en el Senado, en el primer trimestre de 2021. Y luego, volver a la cámara baja.

En ese trámite, será enmendado, "reescrito por completo". No obstante el incendio ha sido tan grave que los analistas no descartan incluir la nueva reescritura en otro texto legal en preparación como la ley contra el separatismo, que está en realidad dirigida contra los grupos islamistas.

Si curiosa es la forma de sacar la pata, la puesta en escena no deja de ser peculiar. El anuncio ha sido hecho por el jefe del grupo de La República en Marcha, Christophe Castaner. Esto es, el antecesor de Darmanin en Interior, que fue sustituido en la crisis de Gobierno del verano.

Castaner ha defendido la ley, que él votó, y ha afirmado que el artículo 24 "no hubiera impedido la difusión del vídeo". Se trata de "clarificar las incomprensiones" que ha provocado. Ciñéndose al guión de la mayoría, ha afirmado que "nunca se puede tolerar la reducción de la libertad de prensa". Le escoltaban los jefes de dos grupos centristas, Modem y Agir, Patrick Mignola y Olivier Becht, visiblemente incómodos con una ley que muchos califican de "liberticida".

En realidad, el 24 busca endurecer el señalamiento de miembros de las fuerzas del orden en las redes sociales por grupos radicales o delincuentes. La tosquedad de Darmanin y la falta de experiencia parlamentaria del primer ministro han originado el lío. Queda por conocer la suerte del titular de Interior, fichado por Macron para asentar su popularidad entre los votantes de la derecha, clave para su reelección.