La Fiscalía investiga los motivos por los que la mujer lo sacó del colegio retuvo en casa viviendo entre inmundicias.
Detenida mujer en Suecia por tener encerrado a su hijo durante 28 años
© AFP
La policía sueca, en el edificio donde una mujer tuvo retenido a su hijo durante 28 años.
La Policía de Suecia ha detenido a una mujer acusada de mantener retenido en su vivienda a su propio hijo durante «un largo tiempo», que según varios medios de comunicación del país nórdico se acercaría a los 28 años.

El hombre, de algo más de 40 años, fue localizado el domingo en un piso de la localidad de Haninge, situada al sur de la capital sueca, después de que una familiar alertase a las autoridades. Un portavoz policial, Ola Osterling, ha explicado a la agencia DPA que ha sido trasladado al hospital, con «heridas que no ponen en peligro su vida».

Los periódicos 'Aftonbladet' y 'Expressen' destaparon el caso a última hora del lunes e informaron de que el hombre estaba desnutrido, había perdido los dientes y tenía ronchas en la piel. Según 'Aftonbladet', la madre era «extremadamente sobreprotectora» y había sacado a su hijo de la escuela a los doce años.

La pariente que dio la voz de alarma, que ha hablado con 'Expressen', ha explicado que entró en la vivienda el domingo aprovechando que la madre no estaba en casa y se encontró al hombre viviendo en la inmudicia. «Había orina, suciedad y polvo. Olía a moho. Nadie ha hecho la limpieza desde hace años», afirmó la mujer, miembro de la familia, que lo descubrió, citada anónimamente por 'Expressen'. Los montones de basura apenas permitían ingresar en el apartamento. «Estoy sorprendida, disgustada, pero al mismo tiempo aliviada. He estado esperando este día durante 20 años porque me di cuenta de que ella controlaba completamente su vida, pero nunca hubiera imaginado esta magnitud», afirmó.

«Ella le robó su vida y manipuló a la gente a su alrededor para guardar su secreto», agregó. «Estoy agradecida de que reciba ayuda y pueda sobrevivir», añadió.

La Fiscalía investiga a la madre, septuagenaria, por retener ilegalmente a su hijo y provocarle heridas y enfermedades, si bien ya ha negado las acusaciones.

Sin saberlo

Para Don Somboon, un ingeniero de 25 años que vive en la misma calle, «ha sido un poco una sorpresa enterarse de la noticia, cuando te das cuenta de lo que pasa tan cerca», cuenta a la AFP. «Es aterrador, pero sobre todo triste», subraya por su parte Tove Boman, una joven de 24 años que vive en el edificio de al lado. «Crecí aquí, así que siempre supe quién era, un poco rara», dijo sobre la madre.

Pero la mayoría de los vecinos citados en la prensa afirman no haberlo visto durante años. «Casi nunca salían, nunca abrían las ventanas», dijo una vecina a Aftonbladet. ¿Cómo pudieron este hijo y su madre escapar de los servicios sociales? Los vecinos están atónitos.

Con la madre, «se hablaba de cosas sin importancia, como es habitual», explica otra vecina. «A veces preguntaba por el chico, me decía que estaba bien, nunca hablaba de él». Sin embargo, le resultaba extraño que su ventana nunca estuviera abierta y que fuera siempre el mismo candelabro el que estuviera delante durante 30 años. «Pero ¿qué hacer? ¿Cómo saber lo que pasa detrás de la puerta? Es horrible, no se puede creer que sea verdad», lamenta.