Conforme al Departamento de Justicia del país, la compañía "se negó a contratar trabajadores estadounidenses calificados y disponibles para más de 2.600 puestos" con un salario promedio de 156.000 dólares al año.
facebook
© Johanna Geron / Reuters
El Departamento de Justicia de EE.UU. inició este jueves una demanda contra Facebook, alegando que la red social da preferencia a los extranjeros frente a los estadounidenses a la hora de contratar trabajadores.

Según afirma el departamento en un comunicado, desde el 1 de enero de 2018 hasta al menos el 18 de septiembre de 2019 la plataforma "se negó a reclutar, considerar o contratar a trabajadores estadounidenses calificados y disponibles para más de 2.600 puestos" con un salario promedio de 156.000 dólares al año, reservando los puestos "para los titulares de visados temporales que patrocinó para la autorización de trabajo permanente [...] en relación con puestos permanentes". Se trata de un sistema de empleo creado "intencionalmente", resalta el Departamento de Justicia.

Conforme a los cálculos de la justicia estadounidense, la red social "recibió cero o un solicitante de trabajo estadounidense para el 99,7 por ciento de sus puestos [...], mientras que puestos de trabajo en Facebook equiparables que se anunciaron en su sitio web de ofertas laborales durante un período de tiempo similar generalmente atrajeron a 100 o más solicitantes cada uno".

Este patrón de contratación, considera el Departamento, perjudica no solo a los estadounidenses, sino también a los trabajadores inmigrantes, ya que "crea una relación laboral que no está en igualdad de condiciones". En tales condiciones, la compañía puede esperar "que más titulares de visados temporales soliciten puestos y una mayor retención después de la contratación", asevera el Departamento de Justicia. El organismo explica que la movilidad laboral de los titulares de visados a menudo es limitada, y que esos trabajadores tienden a permanecer en la empresa "hasta que puedan ajustar su estatus, lo que para algunos puede tardar décadas en ocurrir".

En respuesta a las acusaciones, desde la compañía señalaron que las cuestionan pero que seguirán colaborando con la justicia.

"Facebook ha estado cooperando con el Departamento de Justicia en su revisión de este problema y, aunque discutimos las acusaciones de la demanda, no podemos comentar más sobre el litigio pendiente", dijo el portavoz de la red social, Andy Stone, citado por The New York Times.