Según las autoridades, las nuevas restricciones son necesarias para prevenir una nueva ola de infecciones de covid-19.
passes bajos protestas
© Eva Plevier
La Policía usa cañones de agua durante una protesta contra las restricciones por el covid-19 en Ámsterdam, Países Bajos, 24 de enero de 2021.
En los Países Bajos, la Policía ha arrestado a no menos de 70 personas incursas en las violentas protestas desatadas, por tercera noche consecutiva, frente a nuevas restricciones que este lunes entraron en vigencia para contener la propagación del coronavirus.

Los agentes recurrieron en Rotterdam a cañones de agua contra los saqueadores y usaron gases lacrimógenos para dispersar a la multitud en Haarlem, informa Reuters.


Horas después de que el primer ministro del país, Mark Rutte, condenara como "violencia criminal" los dos días previos de disturbios y prometiera mantener un controvertido toque de queda, el primero en el país desde la Segunda Guerra Mundial, ciudadanos descontentos volvieron a salir a las calles.



Decenas de personas fueron detenidas durante el fin de semana, cuando las protestas se volvieron violentas. "Esto no tiene nada que ver con protestar o luchar por la libertad. Es violencia criminal y la trataremos como tal", aseveró Rutte.


Comentario: Este comentario denota la profunda desconexión de los líderes con el motivo de las protestas.



El toque de queda se impuso después que el Instituto Nacional de Salud advirtiera que una nueva ola de infecciones está en camino, ocasionada por la "variante británica" del covid-19. El lunes se reportaron 4.129 nuevos casos, el número más bajo desde diciembre.