El primer ministro pakistaní Shehbaz Sharif estableció un comité de ministros federales para evaluar los daños.
Lluvias pakistan
© EFE
En las últimas 24 horas se reportaron tres fallecidos por las intensas lluvias en Pakistán.
Las lluvias monzónicas e inundaciones que afectan a Pakistán han dejado, hasta el momento, 357 muertos y más de 400 heridos, informó este jueves la Autoridad Nacional de Gestión de Desastres (NDMA).

De acuerdo con el ente, en las últimas 24 horas fueron reportadas tres nuevas muertes, mientras que la cifra de personas heridas aumentó a 408 desde mediados de junio pasado.

Las autoridades precisaron que la provincia de Baluchistán, ubicada en el suroccidente del país, es la que presenta más decesos con 190; seguida por Sindh, la segunda más afectada con 90.

Sobre los daños materiales, el Gobierno declaró que más de 6.000 viviendas fueron destruidas y medio centenar de puentes están colapsados.

"Las fuertes lluvias en varios distritos de Baluchistán han provocado inundaciones en varios distritos y causado la pérdida de vidas valiosas y daños severos a la infraestructura. Hago un llamado a todos los Gobiernos provinciales y departamentos para que no escatimen esfuerzos para salvar y ayudar a las personas afectadas por las inundaciones", instó la Presidencia de Pakistán a través de su cuenta en la red social Twitter.

Por su parte, el premier de esa nación, Shehbaz Sharif, estableció un comité de ministros federales para evaluar los daños por las precipitaciones e inundaciones, y calcular la ayuda necesaria para su recuperación.

Sharif recordó que estas precipitaciones son resultado de la crisis climática que afecta el mundo, y llamó a tomar estos momentos para reflexionar y llevar a cabo acciones para mejorar la situación global en este sentido.


"El cambio climático es una realidad de la época actual, por lo que países en vías de desarrollo como Pakistán se están viendo gravemente afectados. Las lluvias recientes y la situación de las inundaciones son un eslabón de esta cadena. El Gobierno está alineando sus objetivos de desarrollo con las necesidades del cambio climático", dijo.

Varios países de Asia son afectados por monzones que, en los meses de verano, provocan intensas lluvias e inundaciones, generando miles de pérdidas humanas y materiales.

Las peores inundaciones en Pakistán ocurrieron en 2010, cuando el monzón y el fuerte deshielo de ese verano dejaron 2.000 víctimas mortales y más de 20 millones de damnificados.