Traducido por el equipo de Sott.net

Más de 40 personas han perdido la vida y cientos de viviendas han sido destruidas por las inundaciones en Benín desde septiembre de este año.
Floods in Adhamè in Benin, September 2022.
© Photo: Agence Nationale de Protection Civile Benin
Inundaciones en Adhamè en Benín, septiembre de 2022.
Según informes de la Cruz Roja de Benín y de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR), durante todo el mes de septiembre de 2022 llovió mucho en Benín.


Varios ríos, como el Mono, el Oueme y el Níger, se desbordaron. La situación se vio agravada por el vertido de aguas de la presa de Nagbéto, en Togo.

Los altos niveles del río Níger, entre otros, también han provocado inundaciones generalizadas en los países vecinos, Nigeria, donde han muerto más de 160 personas, y 1,3 millones de personas han sido desplazadas y 603 han muerto.


Se registraron inundaciones en 27 municipios (de un total de 77) de Benín, que afectaron a la vida de miles de personas. Los 10 municipios más afectados son: Athieme (20.326 personas afectadas), Bonou (20.519), Karimama (15.087) y Zagnanado (6.584). Otros impactos significativos se produjeron en Ouesse (124 personas afectadas), Savalou (1.590), Zogbodomey (1.683), Tchaourou (850), Dangbo (2.700) y Ze (1.807).

Según la Agencia Nacional de Protección Civil de Benín (ANPC), hasta 41 personas perdieron la vida a causa de las inundaciones, y 3 se dieron por desaparecidas.

Más de 73.000 personas se han visto afectadas y cerca de 1.400 casas han resultado dañadas por las aguas, de las cuales al menos 670 han quedado completamente destruidas. Alrededor de 1.328 hogares se han quedado sin hogar por los daños o la destrucción de sus viviendas. Más de cincuenta escuelas primarias y una docena de colegios también quedaron sumergidos por las inundaciones y 11 centros de salud han sido cerrados.

Se registraron importantes pérdidas de ganado y se inundaron unas 18.769 hectáreas de cultivos y tierras de cultivo.

La Cruz Roja informó de importantes daños en carreteras, puentes y presas, lo que probablemente repercutirá en los medios de subsistencia de las comunidades y en el tejido socioeconómico, además de restringir la circulación de la población y el acceso de los organismos de socorro.

Anteriormente las inundaciones afectaron a partes del país en agosto de este año. Protección Civil informó del desbordamiento del río Klou en el distrito de Gobada, comuna de Savalou, departamento de Collines, el 15 de agosto de 2022. Más de una docena de casas fueron destruidas, dejando a más de un centenar de personas sin hogar, según Protección Civil. Los medios de comunicación, citando a funcionarios locales, dijeron que dos personas murieron y que los cultivos, las carreteras y un puente resultaron dañados o destruidos. Algunas zonas de la región están aisladas y son inaccesibles por carretera. Se informó de que había llovido poco en la zona, aunque en algunas partes del país ha llovido mucho desde mediados de agosto.

El 29 de agosto, la FICR informó de que las fuertes lluvias habían provocado inundaciones en varias ciudades del país. El río Oueme se desbordó en Zagnanado a mediados de agosto. Un río desbordado dañó un puente y una conexión de carretera cerca de Nikki el 26 de agosto de 2022.