El Hospital Carlos III acogerá a Miguel Pajares, el religioso español de los hermanos de San Juan de Dios que ha dado positivo en las pruebas del virus ébola, y que será repatriado a España en las próximas horas procedente de Liberia.
Imagen
© EFE/Ministerio de Defensa
Interior del Airbus A310 que ha salido de la base aérea madrileña de Torrejón de Ardoz para repatriar desde Liberia al religioso español Miguel Pajares, infectado por el virus del ébola.
El personal de la tercera y cuarta planta de este centro será el encargado de atender al sacerdote afectado, mientras que los enfermos que hasta este miércoles permanecían en ambas plantas, las únicas en las que hay pacientes, están siendo trasladados al Hospital de La Paz.

La Comunidad de Madrid "expresa toda su colaboración con el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad una vez conocida su decisión de que el misionero español sea trasladado al Carlos III", según han indicado desde la Consejería de Sanidad.

No obstante, fuentes de la Consejería de Sanidad han manifestado que "están a la espera" de que el Ministerio de Sanidad les remita los informes médicos del religioso español, que tienen que ser trasladados por el Gobierno.

Preocupación

En la otra cara, el médico radiólogo del Hospital de La Paz y presidente de la Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid (Amyts) -sindicato mayoritario-, Daniel Bernabéu, ha alertado de que repatriar al sacerdote Miguel Pajares, infectado de ébola en Liberia, conlleva riesgos. En declaraciones a Efe, Bernabéu ha calificado la decisión de traer a Pajares como "política y no sanitaria", y se ha preguntado si "alguien puede garantizar al 100% que el virus no se va a escapar".

Ha subrayado que Estados Unidos, adonde han llegado algunos infectados, tiene 10 hospitales con nivel 4 de aislamiento y aquí solo el antiguo Hospital Carlos III (ahora adscrito a La Paz) con un nivel 2 y elementos de nivel 3 para manejo de muestras.

Bernabéu ha explicado que en estos momentos se está llevando a cabo un acondicionamiento "acelerado, urgente y a toda prisa de las instalaciones de aislamiento" en el Carlos III, que debería haber estado en funcionamiento y con un mantenimiento regulado si la Comunidad de Madrid no hubiera decidido que este centro fuera absorbido.

"El problema básico es traer a este paciente aquí, cambiarlo de continente" cuando se le podría haber prestado los mismos cuidados allí que aquí", ha apuntado.

De media estancia

Este centro, especializado en enfermedades epidemiológicas, se integró en el Hospital de La Paz y se ha transformado en un hospital de media estancia para atender a pacientes derivados de los hospitales públicos de la Comunidad de Madrid.

Las consultas externas y unidades diagnósticas continúan con su actividad en las instalaciones de La Paz mientras en el edificio actual del Carlos III se despliegan las consultas externas para las Unidades de Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) y Enfermedades Tropicales, así como la actividad de consultas externas, ambulatoria o de interconsulta que se estime necesaria.

Por su parte, fuentes de la Consejería de Sanidad han detallado que el traslado del religioso cuando aterrice en Madrid se realizará mediante una unidad móvil del SUMMA, que se encarga habitualmente de los traslados de emergencia a los hospitales de la región, sobre todo en los casos que se producen fuera del ámbito de la capital (donde actúa también el Samur).

Las ambulancias del SUMMA, en consecuencia, están equipadas con los medios médicos necesarios para el desplazamiento adecuado de los pacientes. Además, este servicio está especializado en las derivaciones de urgencia.

La mejor opción

Sindicatos como AMYTS han remarcado que este centro es "la mejor opción" puesto que tiene una unidad específica para acoger a este paciente al contar con habitaciones de presión negativa y equipos de asilamiento, aparte de contar con personal especializado para este tipo de casos.

Ezquerra ha aseverado que el Carlos III, que pasó a integrarse en La Paz, cuenta con el personal formado y especializado en este tipo de casos que pueden ser movilizados a esta unidad. En este sentido, agrega que la cuestión central en este punto son las "condiciones físicas y recursos" adecuados para que el personal "entrenado" en estos casos pueda atender al paciente.

Nervios entre el personal

El delegado de CSI-F en este centro, Manuel Torres Coco, ha indicado en un comunicado que existe "nerviosismo" entre el personal y que delegados sindicales remitieron una nota a la gerencia del centro el pasado 8 de mayo donde subrayaban que "la forma de atención ante casos sospechosos de enfermedad por virus ébola" seguía "sin estar definida, así como la formación que deben recibir los profesionales", tras el proceso de integración con la Paz.

Por su parte, el sindicato de Enfermería SATSE ha manifestado este miércoles que el Hospital de La Paz "no estaba preparado para recibir un caso sospechoso de ébola y menos un caso confirmado", para añadir que el personal de enfermería del centro estaba "preocupado" por su seguridad.

El portavoz del sindicato en Madrid, José Manuel Freire, ha remarcado que hace un par de meses se hizo en La Paz una "especie de ensayo" para testar protocolos en caso de recibir un paciente de ébola y un "minicursillo" para los empleados, actuaciones que ha tildado de "totalmente insuficientes e inadecuadas". En este sentido, ha dicho que el centro especializado para estos casos es el Carlos III.