El ministro británico de Exteriores, Boris Johnson, escribió un artículo sobre el caso de envenenamiento del exespía Serguéi Skripal en el Reino Unido, para justificar las medidas prematuras que tomó la primera ministra británica, Theresa May, declaró la portavoz de la Cancillería rusa, María Zajárova.
zajárova boris johnson
© Sott.net
¡Bien María! Había que ponerlos en su lugar...
El ministro británico afirma que el Putin logró la victoria en la elecciones porque "erosionó las libertades" y "persiguió a supuestos enemigos" internos. Según Johnson el presidente ruso se comporta de la misma manera en la escena internacional, trasmitiendo el mensaje "los perseguiremos, los encontraremos y los mataremos", y así lo hizo, según él, en el caso Skripal.

"¿Por qué 'el novato' de la diplomacia británica necesita lanzar una nueva batería de noticias falsas y ataques? La respuesta es evidente: la falta de pruebas, y al caer incluso más bajo, Borís Johnson intenta salvar el honor (de la primera ministra británica) Theresa May, quien castigó el país con la expulsión de los diplomáticos rusos no solo antes del fin de la investigación, sino, en realidad, antes de su inicio", escribió Zajárova en su página de Facebook.

La diplomática rusa señaló que con su artículo el canciller británico trata de silenciar "los llamamientos de Moscú de presentar todos los datos relacionados con el caso para empezar una investigación conjunta". "La élite gobernante necesita tanto como el aire este artículo, igual que otros insultos desesperados, porque la Scotland Yard acaba de informar que la investigación llevará muchos meses", apuntó.


Comentario: ¡Claro que llevará muchos meses! Mientras que la investigación dure, dado que será una pesquisa que se hará en absoluto secretismo, los políticos occidentales contarán con la libertad de poder afirmar cuanta absurda acusación se les ocurra para crear decenas de titulares incriminatorios en todos los periódicos mainstream, con el fin de conseguir la condena mediática de Rusia. Al final, como fue con la investigación del derribo del avión MH17, dirán que concluyeron que el Kremlim es el culpable mostrando una dudosa evidencia, pero no permitirán que los acusados tengan acceso a la investigación y la posibilidad de refutar o defenderse.


A la vez recordó que la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) comunicó este 21 de marzo que "el análisis (solo el análisis) de la sustancia utilizada tardará al menos tres semanas. ¡Qué extraño! Pues el Gobierno británico tardó un par de horas, a juzgar por la primera reacción", ironizó Zajárova.


Comentario: Este hecho le pone el sello casi definitivo de "Operación de falsa bandera" al evento. Resulta evidente que tenían todo preparado para rápidamente acusar a Rusia y así provocar una corrida mediática y la posterior condena verbal de todos los líderes occidentales al unísono. Lo que no queda nada claro de qué modo pensaban que esto perjudicaría a Rusia.


El 4 de marzo el excoronel ruso Skripal, residente en el Reino Unido, y su hija Yulia fueron hallados inconscientes cerca de un centro comercial en la ciudad de Salisbury. Diez días después la primera ministra británica, Theresa May, acusó a Moscú de estar detrás del envenenamiento de los Skripal con una sustancia de efecto neuroparalizante que, tal y como insistió, pertenece a una familia de armas químicas supuestamente desarrollada en la Unión Soviética.

Moscú rechazó categóricamente su implicación, alegando que no tiene motivos ni medios para cometer este ataque, y propuso a Londres investigar juntos lo ocurrido, aunque la proposición fue rechazada enfáticamente por el gobierno británico.