Octubre es el mes de concientización sobre el cáncer de mama en los Estados Unidos y aunado a él las diversas campañas de concientización difunden los exhortos anuales bajo la insignia de un listón rosa.1,2 El Día Nacional de la Mamografía3 se celebra el tercer viernes de octubre, el cual este año corresponde al 19 de octubre.

Lo más probable es que ya haya sido bombardeado con recordatorios de que las mamografías pueden salvar muchas vidas. Por desgracia, se pondrán en marcha pocas medidas para instruir a las mujeres sobre la prevención. La detección del cáncer no tiene relación alguna con la prevención, pues si se llega a tal punto, ya es demasiado tarde.

cáncer de mama
© Desconocido
Las mamografías también conllevan graves riesgos y ninguno se aborda en las habituales campañas de concientización sobre el cáncer de mama. Cabe señalar que optimizar la vitamina D podría erradicar una gran parte de los cánceres de mama, sin embargo, esta información básica se ignora por completo.

Optimizar la vitamina D podría erradicar una gran parte de los casos de cáncer de mama

En líneas generales, las investigaciones han demostrado que una vez que alcanza un nivel mínimo de vitamina D en suero de 40 nanogramos por mililitro (ng/mL), su riesgo de cáncer disminuye en un 67%, en comparación con tener un nivel de 20 ng/mL o menor.4

Asimismo, las investigaciones han demostrado que la mayoría de los tipos de cáncer se desarrollan en personas cuyo nivel de vitamina D oscila entre los 10 y 40 ng/mL, y se ha identificado que el nivel óptimo para protegerse contra la enfermedad oscila entre los 60 y 80 ng/mL.

La vitamina D también aumenta sus posibilidades de sobrevivir al cáncer en caso de que lo contraiga,5,6,7,8 y la evidencia sugiere que agregar vitamina D al tratamiento convencional para el cáncer puede aumentar su efectividad.9

De igual forma, diversos estudios han demostrado que los niveles más altos de vitamina D protegen particularmente contra el cáncer de mama.

Cabe señalar que un estudio realizado en 200510 demostró que las mujeres con niveles de vitamina D superior a los 60 ng/mL tienen un riesgo 83% menor de desarrollar cáncer de mama en comparación con aquellas cuyo nivel era inferior a los 20 ng/mL, y en lo personal no se me ocurre otra estrategia que pueda reducir de esta manera su riesgo. Y desde luego las mamografías no lo pueden hacer.

Hace poco, un análisis combinado11 de 2 ensayos aleatorios ─publicado en junio de 2018─ y un estudio prospectivo de cohortes llegaron a una conclusión casi idéntica. El objetivo fue evaluar si tener un nivel de vitamina D superior a los 40 ng/mL conllevaba algún beneficio, ya que la mayoría de los estudios no han acometido sus análisis en estos niveles más elevados.

De hecho, las mujeres que tenían niveles de vitamina D a partir de los 60 ng/ mL tuvieron una tasa 82% menor de incidencia de cáncer de mama, en comparación con aquellas cuyos niveles fueron de 20 ng/mL o menores, lo que supone una réplica de los resultados obtenidos en 2005.

Los datos del estudio combinado se analizaron de 3 maneras distintas.

En primer lugar, las tasas de incidencia se compararon en función de los niveles de vitamina D que oscilaron entre los 20 y 60 ng/ mL. Después, se realizó el análisis estadístico con el estimador de Kaplan-Meier (K-M). Y más tarde, se utilizó la regresión de Cox con el fin de examinar el vínculo entre los diversos niveles de vitamina D y el riesgo de cáncer de mama. De acuerdo con los autores:
"Los resultados fueron similares en los 3 análisis. En una primera instancia, cuando comparábamos las tasas de incidencia de cáncer de mama, hubo una incidencia 82% menor en el caso de las mujeres cuyas concentraciones de 25(OH)D fueron mayores a 60 frente a las que fueron menores a 20 ng/mL.
Después, los resultados del estimador de Kaplan-Meier (K-M) para concentraciones menores a 20, de 20 a 39, de 40 a 59 y mayores a 60 ng/mL fueron significativamente diferentes, pues la mayor proporción sin cáncer de mama fue el grupo con concentraciones mayores a 60 ng/mL (99.3%) y la menor proporción fue el grupo con concentraciones menores a 20 ng/mL (96.8%).
La proporción con cáncer de mama fue 78% menor para los niveles superiores a 60, en comparación con aquellos menores a 20 ng/mL.
Más tarde y tras efectuar los ajustes por edad, IMC, estado de tabaquismo, consumo de suplemente de calcio y estudio de origen, la regresión de Cox reveló que las mujeres con concentraciones de 25(OH)D mayores a 60 ng/mL tenían un riesgo 80% menor de cáncer de mama, en comparación con aquellas cuyas concentraciones eran menores a 20 ng/mL...
Asimismo, las concentraciones más altas de 25(OH)D se correlacionaron con una disminución en la relación dosis-respuesta en el riesgo de dicha enfermedad, siendo las concentraciones mayores a 60 ng/mL las más protectoras".
Otros estudios relacionan el estado de la vitamina D con el riesgo de cáncer

De igual forma, otros estudios apoyan la hipótesis de que los niveles más altos de vitamina D son una poderosa prevención del cáncer, algunos de esos son, entre otros:12
  • Menopause, 2018 - El mes pasado, la investigación13,14 publicada en la revista Menopause encontró que las mujeres en la posmenopausia que son diagnosticadas con cáncer de mama tienen más probabilidades de tener deficiencia de vitamina D y sobrepeso en comparación con las mujeres que reciben un diagnóstico negativo.
En general, las pacientes con cáncer de mama tenían 1.5 veces más probabilidades de tener un bajo nivel de vitamina D.
  • The BMJ, 201815 - A principios de este año, un estudio japonés publicado en The BMJ concluyó que los niveles más altos de vitamina D estaban relacionados con un riesgo relativo 20% menor de cáncer interno en ambos sexos. De manera análoga, descubrieron que no existía relación alguna entre los niveles más altos de vitamina D y un mayor riesgo de desarrollar algún tipo de cáncer.
  • PLOS One, 201616,17 - Este análisis conjunto de un ensayo aleatorizado y un estudio prospectivo de cohorte, encontró que las mujeres de 55 años, o más, cuyos niveles de vitamina D en suero partían de los 40 ng/mL, tenían un riesgo de cáncer 67% menor en comparación con aquellas cuyos niveles fueron de 20 ng/mL o menos.
  • Cancer Causes & Control, 201318 - En este estudio de control de casos, aquellas que tenían un nivel de vitamina D a partir de 35 ng/mL tenían una probabilidad 70% menor de desarrollar cáncer de mama, en comparación con aquellas cuyo nivel era de 15 ng/mL o menos.
  • PLOS One, 201119 - En este caso, las mujeres con un nivel de vitamina D a partir de 30 ng/mL tenían un riesgo 60% menor de cáncer de mama, en comparación con aquellas con un nivel de 20 ng/mL o menor. Entre las mujeres en la posmenopausia, el riesgo fue 71 % menor.
  • Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention, 200920 - En este estudio de control de casos, las mujeres que se encontraban en la pre menopausia con un nivel de vitamina D a partir de los 34 ng/mL, experimentaron una reducción mayor al 60% en el riesgo de cáncer de mama, en comparación con aquellas con un nivel de 24 ng/mL o menor.
  • Carcinogenesis, 200721 - Las mujeres que se encontraban en la pre menopausia con un nivel de vitamina D de 30 ng/mL tuvieron un riesgo casi 70% menor de cáncer de mama, en comparación con aquellas con niveles de 12 ng/mL o menos.
  • American Journal of Clinical Nutrition, 2007 - Las mujeres mayores de 55 años que aumentaron la media de su nivel sérico a 38 ng/mL redujeron en un 77% el riesgo de todos los cánceres invasivos, lo cual incluye al de mama.22
  • Anticancer Research, edición de febrero de 2011 - En este estudio, las pacientes con cáncer de mama que tenían niveles altos de vitamina D, tuvieron el doble de probabilidades de sobrevivir, en comparación con aquellas cuyos niveles eran bajos23,24,25 (los niveles más altos de vitamina D también se relacionan con un menor riesgo de neuropatía periférica grave en pacientes con cáncer.26)
Revise su nivel de vitamina D en este mes de concientización sobre el cáncer de mama

Este año, vea por la salud de sus senos y revise su nivel de vitamina D. Una de las formas más sencillas y económicas de hacerlo es inscribirse en el proyecto D*Action Breast Cancer Prevention, que ahora incluye pruebas para medir sus niveles de vitamina D y omega-3.

Su nuevo software de salud personalizado, myData-myAnswers, ahora puede "brindarle retroalimentación sobre el estado de su salud en comparación con el de otros miles para que así pueda tomar decisiones mejor fundamentadas sobre sus acciones".

La organización de salud pública sin ánimos de lucro "GrassrootsHealth" también cuenta con una práctica calculadora de vitamina D que puede ayudarlo a determinar la cantidad que necesita al día para alcanzar un nivel a partir de 60 ng/mL.

Puede inscribirse en este proyecto dedicado a la prevención del cáncer en el sitio web de "GrassrootsHealth", o bien, al solicitar en mi tienda en línea el kit de prueba de vitamina D, ya sea solo o junto con la prueba de omega-3. Todas las ganancias de estos kits van directamente a "GrassrootsHealth". No obtengo ningún beneficio de ellos y solo los ofrezco como un servicio de conveniencia para mis lectores.

Tal y como se menciona en la página web "D*Action Challenge"27 de "GrassrootsHealth", antes de donar su dinero a algún grupo en pos de la prevención del cáncer de mama, averigüe si de alguna manera encauza la prevención primaria, a diferencia de las mamografías.

¿De verdad está tratando de erradicar el cáncer de mama, o simplemente está ejerciendo presión a favor de la detección? Luego, verifique si el grupo recomienda las pruebas de vitamina D como una estrategia básica para la prevención.

Le reitero, la investigación ha demostrado claramente que tener un nivel de vitamina D de al menos 40 ng/mL, e idealmente entre 60 y 80 ng/mL,28 puede reducir de manera significativa su riesgo de cáncer de mama.

Tal y como lo señaló "GrassrootsHealth", "si ambas cuestiones suponen respuestas AFIRMATIVAS, entonces las mujeres se beneficiarán de manera rápida, significativa, segura y asequible".

De lo contrario, su dinero quizás no sirva de mucho, en vista de que desde hace más de una década no ha habido cambio alguno en la incidencia de cáncer de mama, pese a los millones de dólares recaudados en donaciones.

De acuerdo con la información publicada en la revista Archives of Internal Medicine,29 75% de los adultos y adolescentes en los Estados Unidos tiene deficiencia de vitamina D, según un nivel de suficiencia de 30 ng/mL. Esto implica que al menos tres cuartas partes de la población femenina en dicho país podrían reducir su riesgo de cáncer de mama entre un 60% y 80%.

Si el límite de suficiencia se modificará a 40 o 60 ng/mL, tal vez las tasas de deficiencia en los Estados Unidos estarían en un rango elevado del 90%. El punto decisivo es que la gran mayoría de las personas no tienen niveles séricos de vitamina D que sean lo suficientemente altos para prevenir el cáncer, ¡y solucionar esta cuestión es sumamente fácil y barato!

Así que, póngase como objetivo optimizar sus niveles de vitamina D durante este mes de la concientización sobre el cáncer de mama y corra la voz para informar a todas las mujeres en su vida.

Tenga presente la interacción de las vitaminas D y K2, calcio y magnesio

En lo que respecta a cómo elevar su nivel de vitamina D, recuerde que la mejor manera es a través de la exposición prudente al sol. Ahora bien, muchas personas necesitarán tomar suplementos orales para alcanzar un nivel óptimo, sobre todo en caso de que esté embarazada durante el invierno.

Solo recuerde que si toma altas dosis de vitamina D por vía oral, es posible que también deba aumentar su consumo de calcio, magnesio y vitamina K2, ya que estos 4 nutrientes trabajan de manera conjunta y dependen de cantidades suficientes entre sí para que funcionen correctamente.

Cabe señalar que los niveles insuficientes de vitamina K2 en combinación con un consumo elevado de vitamina D, pueden causar una absorción excesiva de calcio, lo que a su vez puede provocar depósitos de calcio en el corazón y riñones.

También es importante mantener una proporción adecuada de calcio y magnesio30, ya que este último elemento químico ayuda a mantener el calcio en las células para que puedan funcionar mejor. Al parecer lo ideal es tener una proporción de 1 a 1.

El magnesio también es necesario para la activación de la vitamina D. Tomar un suplemento de vitamina D sin suficiente magnesio podría ser ineficaz,31,32 lo que en esencia generará la impresión que necesita cantidades innecesariamente altas. Si su nivel de magnesio es demasiado bajo, la vitamina D solo se almacenará en su forma inactiva, lo que no le servirá de nada.

Según una investigación reciente,33 es posible que hasta el 50% de las personas en los Estados Unidos que toman suplementos de vitamina D no obtengan un beneficio significativo debido a sus bajos niveles de magnesio. Por otro lado, cuando tiene un nivel óptimo de magnesio, su nivel de vitamina D aumentará incluso si está tomando una dosis mucho más baja.34 Para obtener más información, consulte mi artículo "Podría ser contraproducente tomar un suplemento de vitamina D sin magnesio".

El engaño rosa: cuidado con la estafa de estos listones

Aunque existen muchas organizaciones benéficas dedicadas a la prevención del cáncer de mama, la Fundación Susan G. Komen35 quizás sea la más conocida.

Esta fundación le ha causado un gran daño a todas las mujeres al ofuscar las verdaderas medidas preventivas que están disponibles para combatir el cáncer de mama y al minimizar el papel preventivo de una alimentación saludable, la optimización de la vitamina D y la limitación de las exposiciones químicas, mientras que al mismo tiempo promueve las mamografías.

Al ignorar el papel que desempeña su estilo de vida en el desarrollo del cáncer, organizaciones como estas pueden seguir recolectando miles de millones de dólares en donaciones bajo el supuesto de "encontrar una cura". De forma paralela, una prevención efectiva podría eliminar la necesidad de encontrar una cura por completo.

Tal y como se señaló en un artículo publicado en 2014 por Karuna Jaggar, directora ejecutiva de Breast Cancer Action:36
"Pocas personas se dan cuenta de que el mes de concientización sobre el cáncer de mama (BCAM, por sus siglas en inglés) fue emprendido por Astra Zeneca, una compañía farmacéutica que por un lado vende tratamientos contra el cáncer, pero también pesticidas cancerígenos. Por lo tanto, el BCAM ha sido una gran campaña de mercadotecnia, quizás la más exitosa del siglo XX.
Por este motivo en Breast Cancer Action, llamamos al mes de octubre el 'Mes de la industria del cáncer de mama', el mes en que las corporaciones ganan dinero al profesar cuánto les importa la enfermedad mediante la venta de productos con un listón rosa...
¿Cuántos de los ingredientes contenidos en una selección aleatoria de productos con este listón son tóxicos y nocivos para nuestra salud? Nadie lo sabe debido a la débil y obsoleta regulación química en los Estados Unidos...
No podemos dejar pasar otro octubre viendo como las corporaciones ganan dinero con productos con un listón rosa, pero que contienen toxinas relacionadas con el cáncer de mama.
Si esto le produce indignación, adopte una postura para protegernos de los tóxicos productos químicos que nos enferman porque los fabricantes de dichos productos con esta insignia no lo harán".
Las mamografías resultan más perjudiciales que beneficiosas y no modifican las tasas de mortalidad

La mamografía puede detectar el cáncer de mama invasivo en las mujeres. Esto resulta indiscutible. La cuestión es si las mamografías de rutina son realmente la herramienta adecuada para reducir las tasas de cáncer de mama y si puede dañar a más mujeres en lugar de ayudar en el proceso.

Cada vez es más la evidencia que sugiere que, de hecho, resulta más perjudicial que beneficiosa al generar altos índices de resultados falsos positivos que dan pie a tratamientos innecesarios y traumas emocionales relacionados a los mismos.37

Aquellas pacientes que optan por un tratamiento agresivo como una mastectomía, radiación y quimioterapia tras obtener un falso positivo experimentan dolor físico y sufrimiento "sin motivo alguno".

Sin embargo, como es improbable que descubra que, después de todo, no tuvo un cáncer que amenazara su vida, las mujeres que piensan que una mamografía las salvó de la muerte, tendrán muchas dificultades para aceptar la idea de que esta exploración radiográfica de rutina es más dañina que provechosa.

Aun así, las estadísticas sugieren que muchos sobrevivientes de cáncer de mama en realidad no han sobrevivido a la enfermedad en sí, sino que han sobrevivido a su tratamiento.38 Varios estudios han echado por tierra la idea de que las mamografías salvan vidas. Por ejemplo:
- Un estudio realizado en 2015 y publicado en JAMA Internal Medicine39 descubrió que los exámenes de mamografía dan pie a tratamientos innecesarios y prácticamente no tienen impacto alguno en la cantidad de muertes por cáncer de mama.

- Otro estudio realizado en 201540 y publicado en la Revista de la Royal Society of Medicine expresa su conclusión bajo el título: "La mamografía es perjudicial y debería ser descartada".

En resumen, las mamografías rutinarias para detectar el cáncer de mama que se han utilizado por décadas no han hecho nada para disminuir las muertes por dicha enfermedad, en cambio, hacen que más de la mitad de las mujeres sometidas a la prueba -52%- reciban un diagnóstico y tratamiento excesivos.

De acuerdo con el autor principal, Peter C. Gøtzsche, si las mamografías fueran un medicamento, "se habrían retirado del mercado hace mucho tiempo".

- Un estudio41 realizado en 2012 y publicado en la revista The Lancet concluyó que, por cada vida que la mamografía salvaba, 3 mujeres recibían un sobrediagnóstico y eran sometidas a la cirugía, radiación o quimioterapia para un cáncer que quizás nunca les hubiera dado problemas en su vida. Además, no se pudo encontrar una correlación positiva con la mortalidad.
El análisis computacional no mejora la precisión de las mamografías

Asimismo, otra investigación42 ha demostrado que el uso de la detección asistida por computadora (CAD, por sus siglas en inglés) para la mamografía, que se utiliza en el 90% de dichas pruebas en los Estados Unidos y cuyo costo asciende a los USD$ 400 millones al año, no hace nada para mejorar la exactitud de la prueba.

El estudio en cuestión examinó más de 625.000 mamografías de casi 324.000 mujeres para determinar si la CAD mejora la forma en que un radiólogo interpreta una mamografía.

Como resultado, la CAD no influyó de manera positiva en la interpretación, lo cual hizo que los autores concluyeran que: "Estos resultados sugieren que las aseguradoras pagan más por el CAD sin contar con un beneficio establecido para las mujeres".

De hecho, los radiólogos eran más proclives a pasar por alto el cáncer al usar CAD, en comparación con cuando no la utilizan. En general, los radiólogos identificaron correctamente el cáncer el 90% de las veces cuando no se usó CAD, y solo el 83% de las veces cuando sí se utilizó.

Tome el control de su riesgo de cáncer

Por último, recuerde verificar su nivel sanguíneo de vitamina D y, si está por debajo de los 60 ng/mL, tome medidas para elevarlo. Si está buscando una manera científicamente comprobada de evitar ser parte de las estadísticas del cáncer de mama, es prioritario que optimice su nivel de vitamina D.

Le reitero, el nivel idea oscila entre los 60 y 80 ng/mL y 40 ng/mL es el rango mínimo, lo que es suficiente para prevenir una amplia gama de enfermedades, como el cáncer.

En cuanto a la dosis, debe tomar la que sea necesaria para alcanzar el rango óptimo. Una investigación43 sugiere que se necesitarían 9.600 UI de vitamina D por día para que el 97% de la población alcance los 40 ng/mL, pero los requisitos individuales pueden variar ampliamente.

Como se mencionó, su estado de magnesio es un factor de suma relevancia que puede desempeñar un papel en su dosis requerida, pero también existen muchos otros factores individuales.

Si durante varios meses ha estado tomando alguna dosis de vitamina D3 y un segundo análisis revela que aún no está dentro del rango recomendado, entonces necesitará aumentar su dosis. Con el tiempo y con las pruebas constantes, encontrará su propio punto óptimo y tendrá una noción acertada de cuánto necesita tomar para mantener un nivel saludable durante todo el año.

_________________________________________________

Fuentes y referencias