Traducido por el equipo de SOTT.net en español

Con efecto inmediato, me he comprometido a duplicar mi consumo de carne de res y lo estoy haciendo para salvar el planeta.
El pastoreo del ganado en un pastizal

El pastoreo del ganado en un pastizal
Parece curioso que la semana en que la revista médica británica The Lancet publicó la recomendación de reducir nuestro consumo de carne de vacuno en un 90 por ciento, la nueva Canada Food Guide reflejase sus recomendaciones al decir que necesitamos reducir nuestro consumo de carne roja y azúcar. ¿En serio? ¿Debemos creer que comer carne es tan malo para usted como comer dulces de Halloween?

Después de haber observado el movimiento ambiental durante mucho tiempo, no creo en las coincidencias. La investigadora Vivian Krause descubrió un ataque coordinado contra nuestra industria pesquera de piscifactoría financiado por intereses estadounidenses que canalizan dinero a grupos ambientales canadienses. Luego expuso un ataque coordinado contra nuestra industria petrolera de Alberta financiado por fundaciones estadounidenses que canalizan dinero a grupos ambientales canadienses. Quiero saber quién está financiando este ataque a nuestra industria de la carne de vacuno. Sea quien sea, la industria necesita contraatacar.

No sólo creo que estas recomendaciones de los "expertos" son peligrosas para nuestra salud, sino que también creo que la pérdida de nuestra industria ganadera sería devastadora para nuestro medio ambiente.

Primero, tengo un hermano vegetariano, así que sé que obtener el complemento completo de aminoácidos de las proteínas de las plantas toma algo de trabajo. Hay nueve aminoácidos que el cuerpo no puede producir por sí mismo. Para ser considerado una proteína completa, el alimento debe tener todas ellas. La carne, los huevos y los productos lácteos son proteínas completas. Mi hermano come muchas semillas de cáñamo, quinua y soja que también son proteínas completas. Los frijoles y los guisantes no lo son; tienen que combinarse con arroz para obtener todo lo que necesita. Si la gente simplemente reduce su consumo de carne, sin saber cómo obtener suficientes proteínas de plantas enteras, no van a ser más saludables. Se van a enfermar.

Segundo, también estuve en una conferencia de expertos en manejo de pastizales durante dos días esta semana, moderando la conferencia anual de la Asociación de Campesinos Agrícolas de Alberta. Esta es la gente que se asegura de que Alberta permanezca libre de ratas y hierbas nocivas. Ellos saben más que nadie sobre el manejo de pastizales para la biodiversidad, los humedales y la salud del suelo.

Uno de los expertos que habló en la conferencia de la AAAF fue Yamily Zavala, experto en gestión de nutrientes de cultivos y suelos de la Chinook Applied Research Association.

Su investigación ha encontrado una relación simbiótica entre la plantación de una variedad complementaria de especies de plantas, bacterias y hongos, que trabajan juntos para capturar carbono en el suelo a través de una serie de complejos procesos biológicos y químicos. Una nueva investigación de la Universidad de California también concluyó recientemente que los pastizales son una opción de almacenamiento de carbono aún mejor y más resistente que los árboles.

Zavala dijo a la conferencia que su proyecto no recibe fondos del gobierno. Supongo que si estuviera trabajando en modelos informáticos que predicen catástrofes en lugar de hacer investigación aplicada sobre el secuestro de carbono, probablemente sería una historia diferente.

La AAAF aprobó una resolución para solicitar que la Agricultura y la Silvicultura de Alberta desarrollen un proceso que permita a los agricultores y propietarios de tierras acceder a los bonos de carbono por las tierras utilizadas para pastos permanentes, forrajes perennes o tierras que han quedado boscosas. Presentaron una investigación de que estas tierras pueden secuestrar hasta nueve toneladas de carbono por acre. Si a los productores se les pagara la tarifa actual de 30 dólares por tonelada por sus esfuerzos de secuestro, eso sería 270 d´lares por acre. En un rancho de 1.000 acres, eso equivaldría a 270.000 dólares.

Si nuestros productores de alimentos están capturando y almacenando permanentemente esta cantidad de carbono, entonces debería pagárseles por ello.

Me estremezco al pensar qué pasaría si, en la próxima reunión de las Naciones Unidas en París, Marrakech o Katowice, nuestro gobierno federal se dobla a la voluntad de los fanáticos del medio ambiente y firma un nuevo protocolo para reducir nuestras manadas de ganado a un 90 por ciento por debajo de los niveles de 2005 para 2050.

Imagínate lo que pasaría si hiciéramos eso. ¿Qué sería de esos pastizales cuidadosamente manejados? Rápidamente se convertirían en un peligro de incendio demasiado grande, y terminaríamos con incendios de pastizales fuera de control que arderían por todas las praderas, liberando dióxido de carbono a medida que se incineran.

Vamos a parar esta locura ahora mismo. Si te preocupas por tu salud y el planeta, deberías comer más carne.