Comentario: A la luz del movimiento de protesta liberal de izquierdas 'rebelión contra la extinción', la última locura verde que ha surgido en el Reino Unido, pensamos que es interesante rescatar este informe revelador de 2011....


Traducido por el equipo de SOTT.net en español

La investigación del Guardián revela detalles de la infiltración del ex oficial de la Policía Metropolitana (Met) de Londres, Mark Kennedy, en docenas de grupos de protesta.
Mark Kennedy supuestamente ha renunciado a la policía, diciendo a sus amigos que lo que hizo estuvo mal.

Mark Kennedy supuestamente ha renunciado a la policía, diciendo a sus amigos que lo que hizo estuvo mal.
Un oficial de policía que durante siete años vivió encubierto en el corazón del movimiento de protesta ambiental, viajando a 22 países buscando información y desempeñando un papel de primera línea en algunos de los enfrentamientos de más alto perfil, ha dejado el Met, diciéndole a sus amigos que lo que hizo estuvo mal.

El agente Mark Kennedy, un agente de policía metropolitano, se infiltró en docenas de grupos de protesta, entre ellos activistas antirracistas y anarquistas, según revela una investigación del Guardian.

Los documentos legales sugieren que las actividades de Kennedy fueron más allá de las de un espía pasivo, lo que llevó a los activistas a preguntarse si su papel en la organización y ayuda para financiar las protestas significaba que se había convertido en un agente provocador.

Kennedy adoptó por primera vez la identidad falsa de Mark Stone en 2003, pretendiendo ser un escalador profesional, con el fin de perturbar el movimiento pacífico del Reino Unido para combatir el cambio climático. Luego, a la edad de 33 años, le creció el pelo largo y lucía pendientes y tatuajes, antes de asistir a casi todas las manifestaciones importantes en el Reino Unido hasta las protestas del G20 en Londres. Se le expidió un pasaporte y un permiso de conducir falsos.

Detalles delicados sobre las actividades de Kennedy se habían planteado en el Tribunal Supremo de Nottingham en un caso de seis activistas acusados de conspirar para irrumpir en la central eléctrica de carbón de Ratcliffe-on-Soar.

Pero los fiscales abandonaron inesperadamente el juicio después de que se les pidió que revelaran detalles clasificados sobre el papel que desempeñó el agente encubierto en la organización y ayuda para financiar la protesta.

Kennedy, quien recientemente renunció al Met, es considerado como una persona desgarrada por su traición, y le dijo a un activista que su infiltración había sido "realmente equivocada". "Sólo diré que lo siento, por todo", dijo Kennedy. "Realmente duele".

Aparentemente deseoso de redención, Kennedy indicó que "ayudaría" a los acusados durante el juicio y que estaba en contacto con su abogado. Se echó atrás hace tres semanas, citando su preocupación por la seguridad de su familia y de sí mismo.

La policía podría ser presionada para explicar la ética del despliegue de un oficial tan encubierto. Ha sido criticada repetidamente por su manejo de las protestas. Un portavoz de la policía metropolitana dijo: "No estamos preparados para discutir el asunto."

Se cree que Kennedy fue uno de al menos dos agentes encubiertos que trabajaban para la Unidad Nacional de Inteligencia de Orden Público, una agencia que monitorea a los llamados extremistas domésticos. Le dijo a sus amigos que cada espía encubierto costaba 250.000 libras al año.


Comentario: Probablemente había cientos de ellos, repartidos por todos los movimientos de protesta imaginables, y eso fue en los días relativamente estables de 2011. A este en particular le pillaron por casualidad....


Lea el artículo completo en inglés aquí