Traducido por el equipo de SOTT.net en español

El fin de semana del 1 al 2 de junio fue bastante difícil para muchos productores de Salento. En los municipios de Monteroni, Galatina, Sternatia, Poggiardo, Surano, Ruffano, Parabita, Matino y Guagnano se produjeron fuertes lluvias y violentas granizadas que causaron graves daños a los cultivos de sandía, melón, tomate, calabacín y patata, entre otros muchos.
Heavy rain, flooding in Puglia, Emilia-Romagna

Lluvias torrenciales e inundaciones en Apulia, Emilia-Romaña
"El sábado por la tarde, piedras de granizo del tamaño de una nuez cayeron durante media hora, destruyendo completamente mis cosechas. Tendremos que dejar muchas de las sandías, sandías en miniatura, calabacines y melones en el campo porque ya no son aptos para ser vendidos", informa Andrea Giannini, técnica de Giannini Santo en Galatina.

"Tal vez sólo podamos salvar unos pocos calabacines, mientras que el resto está demasiado lejos. Las sandías de medio kilo ya eran visibles, pero ahora no están".


"Lo único que podría seguir siendo adecuado para el comercio son las patatas, aunque las plantas han sufrido graves daños. Tal vez, si el tiempo lo permite, podamos cosecharlas, pero si sigue lloviendo, las enfermedades se propagarán a los productos bajo tierra".

La repentina tormenta de granizo afectó a empresas que ya se habían visto muy afectadas por otras calamidades meteorológicas continuas.
damaged crop
"Estamos desesperados. El mal tiempo ha estado sucediendo durante meses. Sólo esperamos que las instituciones nos ayuden. Los proveedores de plantas nos dan la opción de pagar cuando vendamos el producto pero, ahora que no es apto para la comercialización, es un verdadero problema. En mi caso, ya he evaluado unos 30.000 euros en daños".

Gianni Cantele, presidente de Coldiretti Lecce, explicó que "este ha sido el quinto frente de mal tiempo en sólo 2 meses y los campos fueron golpeados en un momento particularmente delicado para la agricultura".