Bienvenido a Sott.net
mie, 20 sep 2017
El Mundo para la Gente que Piensa

La Ciencia del Espíritu
Mapa


2 + 2 = 4

Tener esta habilidad es signo de la inteligencia más alta

Esta probablemente sea la inteligencia más alta, superior a lo que reflejan los examenes de IQ: una inteligencia holística y emocional, capaz de percibir la realidad y fluir.
El escritor F. Scott Fitzgerald, uno de los más grandes novelistas del siglo XX en lengua inglesa, dijo famosamente que: "la prueba de una inteligencia de primer orden es la habilidad de sostener ideas opuestas en la mente al mismo tiempo y aun así mantener la habilidad de funcionar". En otras palabras, ser capaces de residir en la paradoja, en la ambivalencia, en la ambiguedad.

Toys

La triste obligación de tener que ser feliz

La filosofía del "be happy" frivoliza la felicidad, presionándonos para serlo y exigiendo que documentemos y compartamos nuestros momentos felices.
© Internet
La persecución de la felicidad es tal vez el mayor cliché cultural que nos acecha: las imágenes de sonrisas desbordadas que deambulan en las redes sociales, los grandes hits musicales diseñados para celebrarla, los épicos finales felices de Hollywood, los libros de auto-ayuda, las sectas semi-místicas y los coloquios 'superacionales' orientados a ayudarte a alcanzar esta experiencia. En internet cada vez son más populares los instructivos, consejos o rutas para ser feliz -incluso aquí hemos publicado textos como "Estos son los hábitos de las personas verdaderamente felices" o "La atención presente es la clave de la felicidad". Sobrados son los ejemplos que tenemos de esta búsqueda masiva -por cierto aprovechada hábilmente por el mercado bajo la promesa de que, si consumes, alcanzaras dicho estado. Pero, ¿qué es la felicidad?, ¿existe?, y en caso afirmativo, ¿es algo que puede 'conseguirse'?

Butterfly

5 remedios naturales que nos ayudan contra la depresión

Se ha extendido la idea de que la única manera de tratar la depresión es consumiendo pastillas. Actualmente encontramos medicamentos tradicionales y alternativos que prometen cambiar automáticamente el estado de ánimo, generando bienestar.
Eso no es tan cierto. Si bien algunos medicamentos reducen los síntomas, en realidad no erradican el problema. En algunos casos son una ayuda necesaria a corto plazo. Sin embargo, hay estudios en los que se pone en tela de juicio su eficacia a largo plazo. Existen sospechas de que después de cinco años terminan haciendo crónica la depresión que antes mantenían a raya.

Comentario: Así mismo recomendamos leer los artículos siguientes:


Eye 2

Ocho señales de que estás en relación con un psicópata

Uno de los signos más llamativos de la psicopatía es la impulsividad, que conduce a actuar sin pensar en posibles consecuencias.

Se cree que los psicópatas son personas con un comportamiento asocial, pero en la vida real no siempre es así. Algunos, en vez de un estilo de vida aislada, tienen un círculo de amigos, relaciones amorosas y forman familia. ¿Cómo entonces percatarte a tiempo de que has unido tu vida con un psicópata, para no destruirla?
© Imagen ilustrativa Pexels / Pixabay

Comentario: Vea también:

Un análisis computacional define el modo de hablar de los asesinos psicópatas
Hugo Marietan: "Donde hay poder, hay psicópatas"
La humanidad está manejada por psicópatas
Los cerebros de los psicópatas son diferentes
Psicópatas entre nosotros




Magnify

Autorreflexión: la clave crecimiento personal y la libertad emocional

© Desconocido
La autorreflexión nos invita a desapegarnos de las certezas, a cuestionar los pensamientos rígidos, y a su vez nos recuerda que somos seres libres, personas con la capacidad de ser autónomas a la hora de decidir. Pocas dimensiones del crecimiento personal favorecen esa conexión tan íntima y tan plena con el propio interior, para preguntarnos qué queremos realmente y qué es aquello que pone alambradas a nuestra felicidad.

A nadie le sorprenderá saber que gran parte de los gurús del desarrollo personal denominan a la conciencia autorreflexiva "el arte olvidado por la psicología". Esto se debe a una razón muy sencilla: nuestra sociedad ha llegado a un punto en que resulta mucho más fácil echarle la culpa al otro o a la fortuna de lo que nos ocurre en lugar de tener la valentía -o la capacidad psicológica- de asumir que gran parte de lo que nos sucede es una consecuencia, evitable o inevitable, de nuestros actos.

Si me siento desgraciado es porque mi pareja no sabe hacerme feliz. Si no logro tener amistades en las que confiar es porque todas las personas son egoístas. Si suspendo ese examen una y otra vez es porque el profesor de dicha materia me tiene manía. Si no hay día en que no logre arrancarme esta infelicidad y frustración de encima es porque el mundo, sencillamente no sabe apreciar lo que valgo. Si.... es porque.....

A todos nos suenan estas frases que responde a la necesidad de encontrar una causa o un responsable último, estas argumentaciones que sin duda, habremos escuchado en alguna ocasión en boca de un amigo, de un familiar, de un compañero de clase o trabajo. El "arte perdido de la autorreflexión" es el origen de muchos vínculos disfuncionales en las familias, el causante de que se rompan relaciones afectivas y de los conflictos que surgen y se enquistan en muchos entornos laborales.

Si una persona no dispone de ese pensamiento activo con el que cuestionarse ciertas situaciones, se sentirá muy insatisfecha. Cuando esa misma persona tampoco es capaz de entender las propias emociones, de aprender de los errores o responsabilizarse de las propias acciones y sus consecuencias, vivirá en un estado mental donde la irreflexión solo generará un único resultado: la infelicidad.

Comentario: Al respecto, recomendamos leer:


Arrow Down

"La depresión puede afectarnos al punto de distorsionar la realidad"

La teoría nos proporciona una idea relativamente próxima a lo que supone vivir con depresión, sin embargo, los detalles de la experiencia en sí a menudo están reservados para quienes conviven a diario con el diagnóstico, ya sea por vivencia personal o por alguien cercano.
© Graehawk / Pixabay
LaRae LaBouff nos narra su proceso depresivo en primera persona en un artículo publicado en el blog de la revista Psych Central. La depresión puede afectar a una persona al punto de distorsionar negativamente su realidad, dice LaBouff, algo que no mejora incluso siendo una persona razonable.
"Cuando estoy deprimida", escribe, "No funciona ser lógica ni razonable. Me encuentro a mí misma sumida en la negatividad. Todo es malo y seguirá siendo malo en el futuro. No es que sea cierto, pero es así como estar deprimida hace que me sienta".
La depresión, cuenta LaBouff desde su experiencia, va mucho más allá de sentirse triste o cansado. Comprende un estado de letargo y falta de energía caracterizado por la desesperanza, es decir, la ausencia absoluta de confianza en la posibilidad de hallar la forma de mejorar la situación.

No es tan sencillo como restarle importancia a "las mentiras que dice la depresión", porque no se trata de un monstruo bajo la cama sino de una enfermedad, una condición que nos hace ver el mundo literalmente como un sitio cruel e inhóspito.

Dicha malformación del mundo recibe el nombre de distorsión cognitiva, un fenómeno que comprende experiencias de interpretación alterada por los efectos de la depresión y comúnmente perjudiciales para el individuo.

Comentario: Ya que el artículo no ofrece mucha información con respecto a las estrategias que podemos poner en práctica para lidiar con la depresión y las distorsiones cognitivas, los invitamos a indagar en los siguientes artículos:


Arrow Up

Superar la adversidad con las "3 A"

Antes o después, la adversidad toca a nuestra puerta. A veces incluso se acomoda sin que la hayamos invitado a pasar y se convierte en un molesto acompañante. Se trata de esas etapas en las que todo parece ir mal, en las que lo vemos todo gris y no divisamos la luz al final del túnel, por lo que podemos sentirnos profundamente desanimados y hasta deprimidos.

Es importante estar preparados para afrontar y superar la adversidad, lidiar con esos momentos difíciles intentando proteger nuestro equilibrio emocional, de manera que en vez de salir maltrechos de esa experiencia, nos sirva para crecer y convertirnos en personas más resilientes. Una herramienta muy sencilla que todos deberíamos tener en nuestra "mochila para la vida" nos ayudará a hacerlo: las 3 A.

© Desconocido

La visión de túnel que se crea entre la mente emocional y racional


Cuando estamos ante una situación difícil, las emociones pueden sobrepasarnos. Hay casos en los que se produce un secuestro emocional en toda regla, lo cual significa que la parte emocional del cerebro toma el mando.

Las emociones no son negativas, bien utilizadas y canalizadas pueden convertirse en potentes agentes dinamizadores de nuestra conducta, pero si dejamos que tomen el mando y acallen la mente racional podemos tener serios problemas que agraven aún más la situación adversa.

De hecho, tanto la tristeza como la euforia pueden hacernos tomar muy malas decisiones, simplemente porque actúan como filtros mentales que desarrollan una especie de visión de túnel, de manera que no somos capaces de valorar el problema en toda su complejidad.

La técnica de las 3 A facilita que la mente racional tome el mando y reencauce adecuadamente esas emociones, además de brindarnos un camino estructurado que nos ayude a resolver el problema y superar la adversidad.

Comentario: Recomendamos leer también: 'ACT FAST': El método para cambiar su estado emocional cuando se sienta fuera de control


Cell Phone

"La cultura de las selfis promueve la popularización del narcisismo"

Jelena Jankovic, una de las ganadoras del Concurso Internacional de Fotoperiodismo Andréi Stenin, habló acerca de cómo la cultura de los autorretratos ha cambiado la fotografía y nuestra sociedad de manera general.

Jankovic ganó el concurso fotográfico convocado por Sputnik en la categoría 'Mi Planeta' con una instantánea que denominó 'La cultura de las selfis'. La imagen, registrada durante un concierto del grupo Massive Attack en la ciudad croata de Pula en 2016, muestra a dos jóvenes de espaldas al escenario haciéndose un autorretrato en un teléfono móvil.
© CC BY 2.0 / R4vi / Selfie Stick

Arrow Down

Indefensión aprendida: Una brutal cárcel psicológica

Cuando nos ocurren cosas negativas, nos gusta creer que podemos cambiarlas, influir en su curso y darles un vuelco positivo. Sin embargo, no siempre es así, y cuando las personas sienten que no tienen control sobre lo que les sucede, tienden a renunciar y aceptar su destino. Es lo que se conoce como indefensión aprendida, o desesperanza aprendida, una de las peores cosas que nos pueden ocurrir y de la que nadie está a salvo.

© Desconocido
¿Qué es la indefensión aprendida?

La indefensión aprendida es el convencimiento de que, hagamos lo que hagamos, no obtendremos un resultado distinto. Es una prisión psicológica brutal que nos desconecta por completo de la realidad y bloquea cualquier posibilidad de cambio o liberación. Lo peor de todo es que ese primer aprendizaje se quedará impreso en nuestro cerebro, dejando una huella que influirá en la forma de percibirnos a nosotros mismo y al mundo.

Los primeros estudios sobre la indefensión aprendida se realizaron en animales. El psicólogo Martin Seligman apreció que cuando estos eran sometidos continuamente a estímulos negativos y no tenían la posibilidad de escapar, en cierto punto simplemente dejaban de intentar evitar el estímulo, se rendían y se comportaban como si estuvieran completamente indefensos. Lo peor de todo es que cuando se les daba la oportunidad de escapar no la aprovechaban, porque en el pasado habían aprendido que no tenían escapatoria.

Comentario: Recomendamos leer también:


Umbrella

¿Qué es la zona de confort?

Cada uno de nosotros tiene su propia "zona de confort", un concepto que no se limita a un lugar real sino que más bien es un constructo psicológico que define nuestra rutina en la vida cotidiana.
El concepto zona de confort se remonta a un experimento clásico en psicología realizado en 1908 por los psicólogos Robert M. Yerkes y John D. Dodson, quienes explicaron que un estado de comodidad relativa generaba un nivel constante de rendimiento.

Sin embargo, también puntualizaron que para mejorar ese rendimiento necesitamos experimentar cierto grado de ansiedad, salir a conquistar un espacio en el que el estrés aumenta un poco. Llamaron a ese espacio "ansiedad óptima", e indicaron que se encuentra justo fuera de las fronteras de nuestra zona de confort.

Comentario: Recomendamos también leer: