FBI Robert Mueller

Robert Mueller
Robert Mueller, fiscal independiente del Departamento de Justicia de Estados Unidos, acusó formalmente a 13 ciudadanos y a tres empresas de Rusia de interferir en las elecciones presidenciales de noviembre de 2016 para respaldar la candidatura del ahora presidente Donald Trump.

Mueller presentó el encausamiento judicial ante la Corte Federal del Distrito de Columbia, el primero que realiza desde que fue designado para investigar el caso conocido como Rusiagate, en el cual explica los detalles de la conspiración de Moscú para facilitar la victoria electoral de Trump sobre la excandidata presidencial demócrata, Hillary Clinton.

El caso criminal número 18 U.S.C. 2, 3, 7, 1, 1349, 1028A, acusa formalmente de interferencia en las elecciones y democracia estadunidense a las empresas Internet Research Agency LLC, Concord Management and Consulting LLC, y Concord Catering.

Además, señala a los ciudadanos rusos Yevgeniy Viktorovich Prigozhin, Mikhail Ivanovich Bysttrov, Mikhail Leonidovich Burchik, Aleksandra Yuryevna Krylova, Anna Vladislavovna Bogacheva, Sergey Pavlovich Polozov, Maria Anatolyevna Bovda, Robert Sergeyevich Bovda, Dzheykhun Nasimi Ogly Aslanov, Vadim Vladimirovich Podkopaev, Gleb Igorevich Vasilchenko, Irina Viktorovna Kaverzina y Vladimir Venkov.

En las 37 páginas del expediente judicial, Robert Mueller detalla las acciones de los individuos y empresas que, desde 2014, iniciaron un proceso para intentar manipular los comicios presidenciales que ganó Trump.

La primera acusación formal que emite el fiscal independiente a cargo de la investigación Rusiagate, desmiente de manera clara al presidente Trump quien constantemente asegura que el caso es un fiasco y una cacería de brujas de los demócratas ardidos porque él derrotó a Clinton.


Comentario: ¡Pamplinas! Si uno examina las acusaciones a detalle, notará que los acusados no tenían vínculos con el gobierno ruso; que su "injerencia" consistió en el uso de las redes sociales para apoyar o atacar diversas causas (como hace todo el mundo); que apoyaron a Trump así como a Hillary Clinton en distintas ocasiones; que su influencia real fue como una gota en el océano; y que las mismas acusaciones dicen que esto no alteró el resultado de la elección.

A lo mucho, se podrá acusar a estas personas de ser "trolls". ¿Qué tiene eso de especial?


El fiscal acusa a los rusos de hacerse pasar por ciudadanos de Estados Unidos, al robar sus datos de identidad para cometer fraude en los comicios de 2016; también los señala de fraude bancario, entre otros delitos.


Comentario: Lo hacen sonar como si fueran espías profesionales, pero cualquier troll/hacker de segunda clase puede hacerse pasar por alguien más en línea para diversos motivos, desde ganar una discusión hasta robar datos bancarios.


"Los acusados realizaron actos altamente notorios y concentrados en hacerse pasar por votantes estadunidenses", declaró Rod Rosentein, subprocurador de Justicia, al momento de dar a conocer la entrega del encausamiento a la Corte Federal de Distrito de Columbia.

El Departamento de Justicia acotó que, bajo la acusación, los rusos se consideran fugitivos de la ley estadunidense y reconoció que, aunque será difícil capturarlos, quedan sujetos a sanciones financieras bajo compromisos internacionales que les impedirá realizar actividades bancarias y empresariales.

El fiscal independiente añadió que en el expediente se expone cómo las empresas acusadas operaron desde Rusia en colaboración con los 13 acusados para alterar los resultados de las elecciones a favor del candidato presidencial republicano (Trump) con tecnología cibernética.


Comentario: Por favor. Trece personas y tres empresas no pueden "alterar los resultados de las elecciones".


De acuerdo con el documento de la judicial, desde 2014 hasta semanas antes de los comicios de 2016, los acusados viajaban con frecuencia a Estados Unidos donde incluso, intentaron cooptar con dinero a votantes estadunidenses para que sufragaran contra la excandidata presidencial de los demócratas.